You Cannot Destroy Me
Bienvenidos al Foro You Cannot Destroy Me disfruta tu estadía Wink


YOU CANNOT DESTROY ME, okay?...
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Jue Ene 19, 2012 9:30 pm

- Título: ¿Amar es...?
- Autor: Venom.FuckingNightmare
- Clasificación: Apto para todo público.
- Géneros: Romance, comedia, drama (?)
- Parejas: Se darán a lo largo de la historia.
- Advertencias: AU (universo alterno). Cual otra, se pondrá al inicio del capítulo.
- Disclaimers: Ningún personaje famoso es de mi propiedad. Sus personalidades fueron cambiadas y adaptadas a mi retorcida imaginación. Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia.
- Notas de autora: Esta historia no es de mi creación, pertenece a Ruby P. Black, pero es que la historia es muy buena. Yo sólo corregí, adapté los personajes y modifiqué un poco la historia a mi gusto y estilo. Por lo mismo, esta historia ya está terminada y actualizaré seguido Smile




No hay prólogo, así que vayámonos al capítulo 1 Cool





Capitulo 1





Una chica de ojos celestes y cabellos rojizos estaba vestida con una faldita negra y una polera con cuello de tortuga de colores azules. Su cuerpo se movía en una pista de patinaje sobre hielo de manera fluida y bastante agradable para la vista, no sufría ni frío ni calor, pues el ambiente estaba justo para que los deportistas pudieran practicar con gusto. Ella se sentía bien.

Terminó su rutina con una reverencia y sonrió satisfecha mientras apartaba algunos mechones rebeldes de su rostro. Su cabello caía desde una cola de caballo alta por lo que daba a comprender que era muy largo, ya que aún así atado le llegaba hasta la mitad de la espalda.

- ¡Bien hecho, Michele! Eres muy buena, sin duda podrás entrar en el campeonato estatal- le dijo un tipo que la había estado viendo, sus ojos eran marrones claros y su cabello negro amarrado en una cola baja y muy pequeña a la altura de la nuca.
- Gracias, entrenador. Me alegro que le haya parecido buena la nueva rutina- sonrió ella.
- Por supuesto, todo lo que haces me parece muy bueno.

Ella se sonrojó suavemente y se marchó a los vestidores. Tenía poco tiempo para irse a su primera clase de defensa personal y luego tenía que volver a su casa a preparar la cena para ella y para su hermano mayor.

Sus padres habían muerto cuando tenía muy poca edad, así que apenas los recordaba, pero desde entonces, su hermano, Frank, se había hecho cargo de ella. Eran cosas que aún le agradecía. Él había salido adelante con una pequeña de cinco años a su cargo cuando apenas comenzaba a crecer y sólo tenia 13 años. En ese entonces, el mundo le había parecido muy grande y aterrador.

Michele suspiró quitándose las ropas. La vida no había sido fácil con ellos, después del accidente automovilístico de sus padres, tuvieron que enfrentarse a la gente que quería separarlos. Hubo momentos para reír, pero mucho más para llorar. Aún así, la chica fue siempre muy fuerte, demostrando habilidades para muchas cosas, superándose con la ayuda de Frank.

Él, también se esforzaba demasiado, iba a la universidad por la mañana, después trabajaba en un bar donde le pagaban ligeramente bien y sólo tenía las noches para estudiar. Era una de esas cafeterías para jóvenes, bastante moderna, y con muchas chicas lindas, aunque ellas no parecían fijarse en él.

La joven también tenía una rutina parecida, sólo que luego de terminadas sus horas en la cafetería “The Bunker”, seguía con las clases de patinaje artístico sobre hielo. Ahora además tendría que agregar que comenzaría a practicar artes marciales y defensa personal en un dojo chino no muy lejos de su casa.

- Buenas noches, Michele. Descansa bien- le dijo Paul, su entrenador desde su auto. Ella le sonrió con calidez - ¿segura que no quieres que te alcance?
- No, voy directamente al dojo, Paul.





Frank miró inquieto por la ventana. Su hermana debía estar llegando al dojo donde empezaría las clases de Kung Fu como le había recomendado. Él mismo le había explicado que las calles de New Jersey eran muy peligrosas y era recomendable que hiciese algún arte marcial para poder defenderse.

- Bueno, tampoco se me ocurrió toda la idea a mí- dijo en voz alta antes de morder una manzana brillantemente roja.

FLASH BACK

- ¿Tu hermanita?- preguntó un chico sentado junto a Frank en la clase de Problemática social, ambos estaban en la carrera de Sociología.
- Sí, temo que algo le pase. Ella sale muy tarde de las clases de patinaje y luego se viene caminando a casa sola o en bicicleta. No tenemos dinero para un automóvil.

El chico pareció pensar algo.

- Te propongo algo- le entregó una tarjeta-. Mándala hoy a este dojo, a la hora que dice en la tarjeta. Es donde entreno yo, si quieres puedo hacerla entrar, pero sólo si tu me ayudas a entrar a la cafetería en que trabajas.
- Eres un estafador, Way ¬¬
- No me trates así, que no hago nada- le respondió enojado.
- ¡No, no, no! Está bien, tú ganas.
- Es tan fácil convencerte- dijo burlón.
- Idiota- lo miró mal.

FIN FLASHBACK

- Ese estúpido de Way- murmuró bebiendo un sorbo de café y recordando la manía de su amigo.

Lo había conocido desde más niños y Gerard se había convertido, por mucho que quisiese negarlo, en su mejor amigo quien le aconsejaba siempre y le resolvía la mayor parte de sus problemas.

Gerard Way era un joven a simple vista atractivo, pero tenía el problema de ser el muchacho más frío que pudiese existir sobre la faz de la tierra. No mostraba sus sentimientos con facilidad y los únicos deslices que pudiese tener se relacionaban a pelear con él y también a pelear con sus padres.

Estaba cansado de que la mayor parte de sus bienes llegaran sorpresivamente desde arriba y él no pudiese hacer nada para conseguirlos, por eso siempre le estaba pidiendo a Frank el que lo recomendara en “The Bunker”. Claro que Frank no quería hacerlo porque temía que Gerard llegara tan indescriptiblemente guapo, como solía hacerlo, y todas las niñas cayeran a sus pies.

Frank sabía perfectamente que Gerard jamás se fijaría en algunas de las niñas de la cafetería, porque la mujer que el joven buscaba o esperaba que llegase era distinta a ellas. Él jamás se había enamorado realmente. La mayoría de las veces, ellas le buscaban, él las degustaba - como solía decir- y luego las desechaba. Por supuesto, ellas se conformaban con eso.





Abrió la puerta del dojo e hizo una reverencia, sonrojándose cuando todos los jóvenes que estaban allí se dieron vuelta a verla. Levantó bien alto la mirada escuchando algunos murmullos. De pronto, un sujeto se acercó a ella.

- Señorita, ¿En qué puedo ayudarla?
- Pues verá, estoy buscando aprender algo de artes marciales, me gustaría saber si me puedo inscribir en este dojo.

El joven vestía un kimono como los que había visto varias veces en las tiendas, era muy bonito aunque sencillo. Una jovencita que estaba entrenando más allá, con ropas chinas también, le sonrió y ella le devolvió la mirada.

- Estoy seguro que usted podrá entrenar, mas... ¿está completamente segura? El Kung Fu es un arte marcial bastante difícil, por los movimientos y en lo que a estado físico se refiere.
- Estoy bien segura- asintió firme.
- Tu nombre es...
- Michele.
- Bueno, Michele, te daré su uniforme y puedes comenzar en este mismo momento si lo deseas.

Ella asintió y recibió el envoltorio, luego caminó al baño de mujeres. Era raro que en un dojo hubiese baño para damas, pero aún así se cambió con tranquilidad. Adoraba las ropas chinas, era una afinidad superior que la que le tenía a las normales.

- Bien, Michi, si te duele te aguantas... nada de llorar- pensó.

Cuando salió, todos volvieron a verle y hasta algunos se sonrojaron. Las ropas se pegaban a su cuerpo bien formado, era muy bonita, sin duda, bastante atractiva y sus atributos no pasaron desapercibidos por ninguno de ellos. Sonrió por dentro y se acercó al profesor.

- Antes que nada- dijo este- la manera de llamar profesor en chino se dice “Sifu”, así que te pido que me llames así para cualquier duda que tengas, incluso para pedir algún permiso, ¿entendido?- ella asintió-. Bien, comenzaremos con las patadas y luego le explicaré las posiciones con las que trabajamos.

Callada siguió atenta sus explicaciones y, aunque con las posiciones le costó bastante, tenía que aguantar los pinchazos dolorosos en sus piernas y resistir lo más posible. Quería demostrarse a sí misma que podía ser fuerte.





- ¡Vaya! Una niña nueva- murmuró una chica mirando a la 'nueva', mientras pateaba la bolsa que su hermano le sostenía-. Creo que luego iré a hablar con ella. No debe pasar los quince años y es bueno tener otra mujer de mi edad.
- ¿Puedes callarte? Vas a hacer que nos reten- le dijo el joven que estaba tras la bolsa.
- Ay, hermanito, no seas así conmigo.
- Abby, deja de hablar y continúa.
- Sí, si- le restó importancia-. Así ninguna niña se fijará en ti.
- No me importa.

Él no tenía interés de ver a la nueva, como le decía su hermana, sólo quería terminar el entrenamiento del día y luego darse un largo baño para poder continuar con sus estudios, pues tampoco quería abandonarlos.
- Que raro que el enano no haya venido con su hermanita...- pensó Gerard sin saber la verdad...





Dos horas después, Michele salía fresca del baño -ya cambiada con sus ropas normales-, despertando nuevamente las miradas penetrantes de los jovencitos. Uno se acercó a ella, era alto y sonreía.

- Hola- dijo él.
- Hola.
- ¿Cómo te llamas?
- Michele Iero, ¿y tú?
- Jared Leto.
- Bonito nombre- sonrió-. ¿Hace mucho que practicas esto? - preguntó viendo un cinto azul un poco oscuro atado del lado derecho de la cintura del joven.
- Sí, hace tiempo- susurró mirando a un costado - dime, Michele, ¿qué te ha hecho venir aquí?
- ¿No crees que es una pregunta un poco impersonal? No estoy obligada a contestarte eso, así que... con tu permiso.
- ¡Espera! Lo siento, no quise incomodarte, es que una amiga mía quería saber de ti.
- Pues dile a tu amiga que venga ella misma a preguntarme. Si me habla bien, con gusto le contestaré- sonrió amablemente y se alejó a tomar su bolso y su abrigo colgados junto al resto.

Estaba arreglando sus cosas cuando una muchacha que no le pasaba mucho en altura, vestida aún con las ropas chinas, de cabellos negros y ojos color verde, se acercó a ella, tarareando una canción. Se detuvo frente a ella y finalmente, para la total sorpresa de Michele, la abrazó.

- ¿Qué rayos...? ¿Qué te pasa?- dijo la pelirroja, soltándose.
- Bienvenida- sonrió-. Que bueno que practicas, ahora no seré la única mujer.
- Gracias, em...
- Abby... Abby Way.
- Gracias, Abby. ¿Cuántos años tienes?
- 17 ¿y tú?
- 16- dijo y miró a los jóvenes que las miraban ahora a ambas-. ¿Siempre son así?
- Es que no es de costumbre ver a niñas en este dojo, a mí me fue difícil adaptarme, pero estoy segura que lo lograrás.
- Lo haré, no debes preocuparte por eso. ¿Tú eres la amiga de Jared?
- Sí, perdona por el error. No debí mandarlo así, es muy torpe para decir las cosas ¿verdad?
- Sí. En cuanto a eso, ya pasó- sonrió nuevamente.

A Abby le cayó perfectamente la nueva chica y, en ese momento, una lucecita se prendió en su cabeza.

- Ven, te voy a presentar a alguien.

La pelinegra se volteó encontrándose con su hermano, que parecía estar en un estado muy extraño, como de exaltación. ¿Qué le sucedería?

- Él es Gerard Way, mi hermano mayor.

Y a Michele... a Michele se le detuvo el corazón.

Continuará...





:B Eso es todo por el primer capi ^^ Espero les haya gustado Smile Ahora me voy a dormir porque mañana tengo dentista D:

Besos! ♥






By: Yan *-*


Última edición por Venom.FuckingNightmare el Jue Ago 30, 2012 3:48 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 2:19 pm

olis
me gusto , el fic
se ve interesante :F kahdakjdk
siguelo pronto !!!
Volver arriba Ir abajo
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 5:50 pm

Helloooo!
me encnata el fic, de verdad se ve super interesanteeeee Very Happy
continualoo prontoooooo!!

VenomGhostToki escribió:

Necesito una chica que quiera ser novia de Frank Very Happy

yooo kieroooooo, soy Solange o Soli como tu quieras Very Happy jajaja

Keep tha faith!!


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one


Última edición por KobraaaGuurL ♥ el Vie Ene 20, 2012 6:06 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 5:56 pm

KobraaaGuurL ♥ escribió:
VenomGhostToki escribió:

Necesito una chica que quiera ser novia de Frank Very Happy

yooo kieroooooo, soy Solange o Soli como tu quieras Very Happy jajaja

Oki! Very Happy Entonces serás tú x3
Mañana subiré capi, y ahí empezarás a salir tu e.e
Gracias por participar :3






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 6:08 pm

VenomGhostToki escribió:
KobraaaGuurL ♥ escribió:
VenomGhostToki escribió:

Necesito una chica que quiera ser novia de Frank Very Happy

yooo kieroooooo, soy Solange o Soli como tu quieras Very Happy jajaja

Oki! Very Happy Entonces serás tú x3
Mañana subiré capi, y ahí empezarás a salir tu e.e
Gracias por participar :3


YAAAY!
graciaaaaas Very Happy
esta muy bueno tu fic (:


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 9:01 pm

Capitulo 2.









Gerard Way estaba en un estado de confusión total.

"Dios que mujer"

Fue lo que pensó observando a la chica que charlaba con su hermana menor. Iba a regañar a esta por tardar tanto en arreglarse, sin embargo, cuando sus ojos dorados se fijaron en es cuerpo de buenas curvas, esas piernas que aparecían por su minifalda negra y esos cabellos rojizos que rozaban su espalda. Ella volteó y él... ¡Por dios! Su corazón se detuvo como nunca le había sucedido.

"Esa mirada... jamás he visto a alguien que tenga una mirada así"

No era el celeste puro lo que llamaba la atención, pues no era un color tan peculiar, si no, lo que llamaba su atención, era la capa de sensaciones que cubrían la pupila.

- ¡Hermanito! ¡Qué bueno que estás aquí! Ven, te quiero presentar a Michelle- le dijo Abby, tomándolo de la mano y prácticamente arrastrándolo-. Vamos, no seas grosero.

Michelle, por su parte, se sintió caer en una cama de pasto verde, suave, que resplandecía bajo la luz brillante y cegadora cuando esos ojos se fijaron en ella, y ambas miradas produjeron choques eléctricos, no solo en su cuerpo, si no también en el de Way.

- Michelle, él es Gerard, mi hermano mayor- comentó la chica de pelo negro empujando a su hermano.
- Mucho gusto- murmuró suavemente Michi, extendiéndole una mano.

Él la estrechó sin decir nada.

- No tardes, Abby- fue lo único que dijo antes de abandonar el dojo finalmente.

La pelirroja se le quedó observando.

- No debes preocuparte por él, siempre es así. No solo contigo, ya es mucho que haya tomado tu mano- rió.
- Em... bueno, debo irme- dijo ruborizada. Aún sentía ese sublime contacto, que delicioso había sido-. Adiós, Abby. Nos vemos mañana.
- ¡Adiós, Michi!- miró la hora luego de que ella salió y sus ojos se abrieron de sorpresa mientras un grito alertaba a los pocos que quedaban en el salón-. ¡Mamá va a matarme!

Cuando salió, tomó rápidamente el brazo de Gerard y corrió con él –arrastrándolo, por supuesto- hacia su casa. Había prometido llegar temprano y teñirle el cabello a su madre. Pero se le había olvidado por completo.

“Tonta Abby Way”.

Se decía mentalmente.




Michelle iba caminando con tranquilidad hacia su casa, no muy lejos de la universidad donde asistía su hermano, ni tampoco de su escuela, y de la cafetería “The Bunker”. Iba feliz, aún con la suave sensación de la mano de Gerard en la suya.

Era él, un joven muy guapo, bien parecido, de cabello negro algo largo, de ojos verde esmeralda, como jamás había conocido. De mirada distante, como el hielo, gélida y un cuerpo… Dios. Se ruborizó inmediatamente, ¡Pues él tenía un muy buen cuerpo!

"Tonta niña... no debes ilusionarte. ¿No ves que ni siquiera se fijó en ti?"

Se regañaba mentalmente.

"¿Acaso te vas a enamorar de él ahora? Tonta, ni siquiera lo pienses, no debes hacerlo. ¡No, no, no! Además, es mayor... Piensa: Abby tiene 17 y él es su hermano mayor. ¡Rayos! ¿Cuántos años tendrá? No aparenta más de 18. Y bueno... Frank tampoco aparenta más de 18 y sin embargo tiene 24. ¡Soy una idiota!".

Mientras se regañaba, llegó a su casa, encontrando a su hermano mayor recostando sobre un sillón, acompañado de su mascota, Pansy, su control de remoto a un costado y un platón de palomitas en ambas manos. Su vista estaba fija en el televisor.

- Tardaste mucho. ¿Qué pasó?- preguntó Frank, abandonando momentáneamente la vista de la tv.
- Nada, sólo me quedé charlando con una chica- en parte, era cierto.
- Es bueno que tengas amigas nuevas, peque.
- Vaya quién lo dice, Mr. Metro sesenta y ocho- bromeó-. Y que yo sepa, tú solo tienes a ese tal “emo” (del que no sé absolutamente nada, pues no quieres contarme), a Billie, a Brendon, a Bob, Ray… ¿Quién más? Ves, no tienes amigas, sólo hombres… Oye, ¿no serás medio rarito?
- ¿Qué?- exclamó sorprendido-. Primero, no soy raro. Y segundo, ¿acaso Megan, Sue y Solange no cuentan?
- Ellas son mis amigas.
- Tú también te juntas con mis amigos ¬¬
- ¡Porque yo los conocí primero!- reclamó-. ¿O acaso te olvidas quién te hizo entrar en la cafetería?
- Ya, eres imposible- bufó rendido.
- Frodo, jamás podrás ganarme- rió.
- ¿Cómo me llamaste?- gritó.

Ella pensó antes de hablar. Su hermano tenía mucha debilidad por ese apodo, no sabía porqué, pero un día había llegado hablando de personas tontas con complejo depresivo y antisocial que le llamaban así. Michelle pensó que era divertido y desde entonces, siempre le molestaba con eso. Rió, alegre, había sido una buena noche, y podría serla mejor, molestando a su hermano mayor.

- ¡Frodo!- gritó ella corriendo por la casa mientras su hermano, seguido de cerca por su labradora Pansy.
- ¡Ven acá, enana!




Michelle caminaba hacia su secundaria, con sus libros en mano y una gran sonrisa iluminando su rostro. Ya estaba en el último año de la escuela, pues había adelantado un año y terminaría antes. Faltaba poco para San Valentín, y para ella era especial muy especial, pues los hombres regalaban chocolates y pasteles a las mujeres que amaban.

Suspiró. Quizás, como años anteriores, sólo recibiría regalos de chicos que le consideraban atractiva y un buen partido. Una relación pasajera conveniente.

Pasó caminando cerca de The Bunker y leyó un letrero “Se contratan meseras”. Ella lo había puesto hacia un par de semanas atrás, pues las únicas mujeres de la cafetería eran ella y Solange, una chica muy agradable, que concurría en su mismo año y secundaria. Recordó, entonces, que también solicitaban un repartidor, el último, no había aguantado a la gerente y jefa de la cafetería y había renunciado dos días después de comenzar.

- ¡Buenos días, Michi!- exclamó con una sonrisa la castaña que ya estaba en su asiento.
- Buenos días, Soli- saludó dejando su bolso donde acostumbraba y sus libros junto a el. Su asiento era al lado de la muchacha, por lo que no sólo compartían el trabajo en la cafetería, sino también los estudios.

Solange adoraba la limpieza y el orden, por eso, cuando entró en la cafetería, esta se convirtió en un sitio de inmaculada limpieza y pulcritud, siempre las cosas estaban donde debían estar. Como si se tratara de su opuesto, Frank desordenaba y descomponía toda la perfección, pues era demasiado inquieto y desordenado. Ahí entraba el papel de la "jefa" que volvía todo a la normalidad.




Eran pasadas las cuatro de la tarde cuando Frank salía de la universidad, habían faltado algunos profesores, así que luego de estar presentes en ciertas horas necesarias, salía muy contento, seguido de su mejor amigo, Gerard Way.

- ¿A dónde me llevas?- le preguntó molesto.
- ¿Llevarte? ¡Ni que fueras un paquete! Vamos a la cafetería, así te presento con la jefa.
- ¿La jefa?- preguntó levantando una ceja y mirando a Frank, incrédulo, era raro escucharlo hablar así.
- Sí, es la prometida de mi mejor amigo, no creo que te agradé pero en fin- se encogió de hombros-. Será tu jefa y tendrás que bancártela.
- ¿Cómo estás tan seguro que no va a agradarme?
- Sólo espérate a conocerla- suspiró-. Además, conociéndote, no durarás un segundo sin pelear con ella.
- Será lo mismo que contigo.
- Algo así- murmuró.

El resto del camino hacia la cafetería pasó tranquilo, bueno... si es que podía llamarse así a la extraña relación que mantenía este par de especímenes, pues al ser tan amigos, tan allegados el uno al otro, no faltaban las peleas absurdas hasta por el color de ropa que usaban.

En fin, mientras estorbaban a la comunidad de New Jersey, llegaron a “The Bunker”. Frank se encaminó hacia la parte trasera y le indicó a Gerard que esperara junto a una puerta metalizada que tenía el signo masculino en el opaco vidrio.

El pasillo era silencioso y se extendía más de lo que él podía ver, hacia, seguramente, la entrada a la sala principal. Era un lugar, en tanto, bastante acogedor, con dos puertas conjuntas en un inmenso corredor decorado con cuadros y fotos de diferentes postres, muy adecuadas a la forma del lugar. La otra puerta, era el vestidor de mujeres.

Finalmente, Frank salió y Gerard no fue lo suficiente hábil como para controlar sus carcajadas burlescas. El de menor estatura llevaba una camisa blanca como la leche, bien planchada, metida dentro de un pantalón negro algo ajustado, un chaleco sobre ella negro también haciendo juego con la parte de abajo y los zapatos del mismo color. Atado al cuello, llevaba un moño rojo. Y acompañando toda esa vestimenta una charola de plata falsa.

- Vaya, Frodo, estás precioso- rió bromeando.
- Ojalá que entres así mañana. Ya verás lo que te espera- gruñó Frank-. Ven, te presentaré.

Frank estaba algo nervioso, pues su jefa era un tanto peculiar y si luego Gerard no cumplía sus expectativas, podría, sin duda, elle vengarse con él. Aún así, sabía que Way era un chico responsable, habilidoso, especialmente experto para conducir y persuadir a los policías para que no le cobrasen multas. Eso claro, no era tan brillante, pero aún así, quizás a Sue le agradase el sujeto.

Suspiró, y de pronto sus ojos se encontraron con unos bellos ojos marrones, y una muchachita apareció en su campo visual. Estaba vestida con el uniforme especial para las chicas, cada una llevaba algo particular. Esta, por ejemplo, tenía una faldita por arriba de las rodillas de color rosa y una camisa blanca, sobre esta un chaleco del mismo color que la falda y arriba de la misma un delantal blanco con flores bordadas junto a su nombre. Su cabello castaño caía sobre sus hombros apenas rozándolos y su cuerpo se adaptaba perfectamente a las telas ¿O quizás era al revés? Frank no lo sabía, lo que estaba cerca de su entendimiento es que se había quedado observándola como un tonto y ella le saludaba con una sonrisa nerviosa.

- Em... Hola, Soli- dijo él por fin.
- ¿Cómo estás, Frank? ¿Chico nuevo?- preguntó ella refiriéndose a más alto.
- ¡Ah! Él es mi amigo, Gerard Way.
- Mucho gusto- contestó este, sin mucho entusiasmo.
- Igualmente- sonrió la chica.
- Oye. ¿Dónde está mi hermana, Soli?- preguntó Frank.

Perfecto. Era una ocasión para conocer a la pequeña hermanita de su mejor amigo y de paso molestarla un poco. Recordaba que Frank siempre comentaba algunas cosillas de ella, algo íntimas y a la vez, graciosas. Quizás, la convencía para que le preparase ese rico pie de limón que su amigo llevaba a la universidad y que, luego de habérselo hecho probar una vez, le hacía desear. En fin, era una buena oportunidad. Sonrió ampliamente.

- Bueno...- dudó la castaña-. Ella...

Continuará...



Bueno, más veloz que un rayo traje el segundo capítulo (cuek! u_u) ajja Bueno, es que como ya dije, ete fic lo tengo completo e.e

Gracias a Soli por prestarme su nombre y comentar el capi anterior.

También gracias a Kathy por cometar el capi anterior. A ti no te pondré en este fic, porque te pondré en "Padre soltero y adolescente" ^^

Ok, eso es todo Very Happy

Besos y abrazos virtuales! c:






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Vie Ene 20, 2012 10:05 pm

aaah! me encanto
Jajaja, ese Gerard*-* me hace recordar a mi misma
Michelle y Gee tuvieron su flechazo!!! <3
el enano es tan lindo*-*
gracias de nuevo por ponerme es aun mas genial leerlo Jajajaja
esta bravazo el fic, siguelooo prontoooooo :33
yo subiré caap en un toqe más (:

KEEP THE FAITH♥


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Sáb Ene 21, 2012 9:23 pm

cda vez se pone mejor
gerard y michelle sintieron lo mismo
*o* asjdkasd
frank ya va a tener novia
laskdlasdj *o*
y me encanta la actitud de gerard
aksdhakdhka :F
*o* me pondras en padre soltero
y adolecente (? T.T que bonito
abrazos virtuales para ti tambien
byes Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Dom Ene 22, 2012 3:55 pm

Capítulo 3.






- Pues...- dudó nuevamente.
- ¡Ya dime! Oye, ¿a dónde se fue?- pidió Frank, preocupado.

Él sabía que cuando su hermana se metía en algún lío, era Soli quien la encubría, a su vez, esta no sabía mentir y se descubría fácilmente el engaño.

- ¡Solange!- se sintió una voz femenina y seria desde el otro lado del pasillo.
- ¡Debo irme!- explicó rápidamente la chica, escapando por donde había venido y olvidando por completo buscar una charola en el vestuario.
- Ven, emo. No creo que Solange vaya a decirme nada de mi hermana.
- Ok- dijo cabizbajo. En serio quería conocer a la “famosa y misteriosa” hermana del enano.

Los dos siguieron a lo largo del pasillo y llegaron finalmente al salón principal de la cafetería, decorado con tonos muy bien elegidos, que pegaban perfectamente con los manteles y las cortinas. Las mesas estaban distribuidas perfectamente y había una larga barra detrás de la cual en los estantes se divisaban diferentes botellas de alcohol y otras bebidas. Había luces en el techo, lo que aparentaba, que por la noche, la cafetería se convertía en una discoteque moderna y peculiar. Había una abertura en el costado derecho de la pared con una mesita donde se colocaban los platos a repartir que provenían de la cocina; y al lado de esta una puerta.

- ¿Dónde estabas?- preguntó una joven mujer de apariencia seria y fría, suficientemente enojada como para atemorizar a Solange, quien la miraba muy sumisa y callada-. Ve a buscar esa charola, hasta que esta niña regrese.
- Como usted diga, señorita Sue.
- ¡No exageres niña!- exclamó la muchacha de cabellos rubios-. ¡Al fin te apareces, enano!

Gerard rió.

- ¿Acaso estás de vacaciones o algo así? Estamos por abrir y aún no hay nadie aquí.
- ¿Y mi hermana? ¿No ha llegado?
- La mandé por unas compras- dijo estirándose el delantal blanco.

Llevaba el mismo uniforme que Solange, sólo que su color era el rojo. Estaba muy bonita, pues le sentaba bien el uniforme. Los zapatitos... las mediecitas rojas, el delantal, con todo era una camarera muy sexy. Pero todos sabían -quizás Gerard no, pero los demás sí-, que Sue tenía dueño. Y precisamente era él quien iba entrando tranquilamente por la puerta principal mientras se sacaba el abrigo, sonriendo, y dejando a descubierto el mismo uniforme que Frank.

- ¿Y tu? ¿Dónde te quedaste?- reclamó Sue al recién llegado, acercándose a la puerta que aún tenía el letrero de “cerrado”.
- Salí a hacer ejercicio. Perdón, cariño. Sabes que si no entreno por la tarde, no puedo hacerlo después.
- De acuerdo- suspiró-. Ahora abre el local.
- Ok, cariño- sonrió cambiando el letrero al de “abierto”.

A simple vista, eran una pareja normal, pero cuando Frank comenzó a conocerlos descubrió los extraños que podían llegar a ser, tan distintos, tan peculiares. Sue siempre con su frialdad, su rostro estoico sin sentimiento aparente, y Billie... con esa sonrisa pintada en los labios de la mejor de las maneras.

¡Con Billie a veces no se puede!

Pensaba la rubia terminando de contabilizar los ingresos y egresos del día anterior. Él era demasiado relajado, cosa que a veces la hastiaba. Pero, dejando el tema de lado, tomó una charola de detrás del mostrador, y observando con fastidio a la pareja que había entrado acaramelada se acercó a indicarles una mesa.




- Ese chico es el prometido de Sue- explicó Frank cuando el sonriente joven se les acercaba-. ¡Hola, Billie, amigo! ¿Cómo estás?
- Muy bien, Frankie- le respondió alegre y luego notó la presencia de alguien nuevo-. Tú...
- Gerard Way- murmuró extendiéndole la mano-. Vengo a ver por el puesto de repartidor.
- Perfecto. No es justo que...- decía Billie, cuando una mano le golpeó el hombro.

Volteó de pronto para encontrarse a su primo, observándole.

- Em... ¿Qué haces tú acá, Bob?- preguntó sin dejar de sonreír.
- Diablos ¿Qué acaso tú no escuchas cuando te hablo? Te dije que vendría a ayudar a Solange en la cocina, idiota.
- ¡Ah! Qué bien, Sue se pondrá contenta- sonrió sin tomar importancia al mal trato del chico, cosa que sorprendió a Gerard-. Oye, Hao, él es Gerardo Camino.
- Gerard Way- corrigió un tanto molesto.

Frank comenzó a reír descontroladamente y Gerard se volteó a darle un buen golpe en el estómago, haciéndolo soltar algunas lágrimas que tenía a punto de largar de tanto reírse. Eso enojó más a Gerard, quien le golpeó en la cabeza más fuerte.

- ¡Auch! Contrólate- dijo parando lentamente de reír-. Ok, ok, ya entendí.
- Perdón, Gerard- dijo un apenado Billie-. Él es mi primo, Bob.
- Que bien- murmuró el joven de cabello rubio y ojos azules-. Oye, voy a la cocina, si "la jefa" me necesita estoy allá- dijo en tono sarcástico.
- Bob es todo un caso- comentó Frank-. Ahí viene Sue. Es ahora o nunca, emo, no creo que se niegue.




Michelle pedaleó más fuerte, pues al no ser mayor de edad, no podía manejar la motocicleta de The Bunker. Pronto llegaría a la cafetería, y tendría que volver a la fastidiosa rutina de atender las mesas y de aguantar que esos descerebrados que entraban solos comenzasen a gritarle cosas subidas de tono. Si bien su hermano se encargaba de todos ellos, a ella no dejaba de fastidiarle que le tomaran como una muñequita que sólo era un juguete. Ella, sin duda, deseaba algo más.

Estaba pensando en lo larga que se hacía la calle cuando recordó al joven de cabellos negros y ojos verdes. Se veía... tan sexy con el sudor recorriendo su rostro y cayendo hacia su nuca, donde se perdía entre sus ropas. Ejem... tosió, de pronto comenzaba a sentir demasiado calor.

- ¿Qué? ¡Pero si es él!- exclamó deteniéndose, sus ojos se posaron en la figura que bajó en una motocicleta a gran velocidad. Dejó de pedalear...

GRAN ERROR.

De pronto, la bicicleta fue hacia atrás...

- ¡AHHHHHH!- se escuchó por toda la cuadra.




Frank suspiró. Su "queridísimo" amigo Gerard había conseguido el empleo como cadete en la cafetería. No le desagradaba, obvio, pero le parecía que ahora las chicas estarían embobadas con él, pues también era mesero cuando no repartía pedidos o iba en búsqueda de las compras. Precisamente, le habían enviado a llevar un pedido a no muy lejos, y había tomado la motocicleta de The Bunker. Era un buen modelo de motocicleta y al ojiverde le había gustado.

Acercó el plato vacio al mostrador que había enfrente de la cocina y se recargó allí esperando que Solange saliera en búsqueda del objeto para lavarlo. Sin embargo, fue Bob quien salió.

- ¿Buscas a la castaña?- preguntó el rubio con una mueca.
- Sí, llámala, ¿quieres?
- Y ahora soy mensajero, ok, ya la llamo- se volteó-. Oye, enano, ¿Tu dulce y hermosa hermana?
- Primero, soy Frank, no enano. Y segundo, ¡Ni se te ocurra mirar a mi hermana siquiera!
- ¿De qué hablas? Tú no controlas mis ojos.
- Bob, no me hagas golpearte.
- Sí- rió burlesco.

Frank sintió como la risa se alejaba y se prolongaba. Odiaba cuando los sujetos se referían así a su querida e indefensa hermana. Ella era muy bonita, sí, no iba a negar que era la luz de sus ojos pero que ante todo era una mujer preciosa que podría atraer a muchos jóvenes, como sucedía en realidad. No le gustaba tener que reconocer los efectos que producía.

Suspiró como por quinta vez en el día. Cuando no era Brendon, que a propósito aún no se aparecía, era Bob. Todos parecían interesados en su hermana. ¡Un momento! Ni que se le ocurriera a Gerard también fijarse en ella, ya hablaría con él, claro... si recordaba hacerlo.

Por supuesto que era muy distinta la forma de enamorar que tenían los dos trabajadores de The Bunkers. Por su parte, Brendon, era suave, encantador, lleno de halagos y demás atenciones. Y Bob, era gracioso, divertido, animado, iba con intenciones atrevidas hacia su hermana. Mil veces prefería a Brendon.

- ¿Necesitas algo, Frank?- preguntó Solange, mirándolo interesada.
- Em... Quería preguntarte, ¿Cómo te fue en la entrevista?
- ¡Ah! Qué bueno que preguntas. Pues muy bien, dijeron que llamarían aunque lo dudo bastante.
- No te preocupes, Soli, estoy seguro que te aceptarán.
- Dime, Frank ¿El chico nuevo tiene alguna relación con aquella empresa?
- Pues sí, es el hijo del dueño. Si quieres... puedo pedirle que te ayude a entrar.
- Oh no, eso no sería justo para las demás chicas. No te preocupes, si no me aceptan ya buscaré algo.
- Eres muy buena, Soli- la miró con ternura.

Ella se sonrojó y volvió a entrar en la cocina.

Solange Swenson pertenecía a una familia muy humilde, donde tenía que darle a comer a cinco hermanos menores que ella y a su madre, que apenas si hacía alguno que otros trabajos. Ella sufría de cáncer en los pulmones, y no le quedaba mucho tiempo de vida, así que trataba de sobrevivir hasta que su hija cumpliese los 18 años, fuese declarada mayor de edad y pudiese hacerse cargo de su familia. Si no lo lograba era muy posible que tuviesen que separar a sus hermanitos.

Por eso, Solange trataba de darles todo lo mejor, trabajaba en la cafetería, se compraba sus libros para estudiar, y ahorraba para 'chef' en la universidad. A su vez, buscaba otros empleos de medio tiempo incluso. Era una chica muy trabajadora. Uno de aquellos trabajos era como mucama en la casa de uno de sus amigos, en donde había conocido a Brendon. Él era rico y la había recomendado en su hogar, así sus padres habían aceptado pagarle considerablemente conociendo su situación. Allí también cuidaba y cocinaba a los dos 'hermanitos' de ese. Y ella estaba muy contenta.

- Enano, no te quedes en la luna y ven a trabajar- gruñó Sue, pegándole con su charola de plata.
- Auch... lo siento jefa.
- ¿Cuántas veces les habré dicho que no me digan jefa?- reclamó al aire.
- Ya, cariño. Es una muestra del cariño que te tienen- dijo Billie a su lado con una enorme sonrisa en su rostro.
- Amor...
- ¿Sí, cariño?
- Cállate, ¿Si?
- Sí, cariño.

La rubia suspiró.




Michelle guardó la bicicleta en un pequeño cuarto en el pasillo de la cafetería, mientras caminaba un poco adolorida, pues tontamente se había caído del vehículo cuando se fue hacia atrás en esa bajada. ¡Tonta, Michi! Por andar pensando en cosas que no debía, seguramente habría sido su imaginación. Entró en la sala principal y tomó su charola de la parte de atrás del mostrador. Dejó las cosas en la mesada de la cocina.

- Al fin llegas- comentó Sue, fríamente.
- Perdóname, Sue. Tuve una caída- mostró su pierna por donde escurría un hilillo de sangre-. Ups, no me di cuenta que sangraba.
- Ven. ¡Billie, hazte cargo del local!
- Sí, cariño- dijo a desde donde estaba.
- Ven, Michi, te curaré el golpe- le dijo Sue.

Las dos se fueron al vestidor y Sue sacó un botiquín mientras Michelle se sentaba en una banca de hierro.

- Dime, ¿qué pasó? No eres tan descuidada como para caerte.
- Pensé que había visto a alguien conocido- murmuró sonrojada.
- Vaya, con que era eso... Ese sonrojo significa algo- entre la frialdad que caracterizaba a la jefa de The Bunkers sonrió-. Dime, niña, ¿quién es?
- Un conocido, ni siquiera he hablado con él.
- Deberías.
- Seguramente.
- Bueno, es mejor que volvamos- miró su reloj-. Es hora de que te presentes, Marilyn.
- Sí, me vestiré- sonrió.




Gerard regresaba muy tranquilo cuando vio a Frank en la entrada de la cafetería. Estaba repartiendo unos volantes y estaba vestido muy raro; llevaba sus ropas comunes, al parecer, ya eran pasadas de las ocho de la noche, y además tenía un antifaz.

- Oye, Frodo, ¿ya salimos?- le preguntó.
- No, ¿qué te crees? Apenas comienza la diversión- rió contento-. ¿Todo bien?
- Sí, ya entregué todo.
- Perfecto. Ven, vamos a que te cambies.
- ¿Cambiarme?

La cara de Frank fue una de malicia. Lo que Gerard no conocía, era que después de las ocho de la noche, la tranquila cafetería “The Bunker” se transformaba en una especie de centro nocturno.

Todo estaba ambientado distinto. Estaba oscuro y las luces eran tenues, había una mini pista de baile frente a un escenario, y las mesas estaban un poco corridas. Gerard se puso unos pantalones negros ajustados y una camisa blanca pegada a su cuerpo, sobre esta una chaqueta violeta oscuro, mientras recordaba que tenía que ir a sus prácticas a las diez y no quería llegar tarde. Se colocó un antifaz que le dio su amigo.

Cuando pasaron a la sala principal, Gerard se sorprendió mucho de que todo estuviera tan cambiado. Billie -que estaba atendiendo a dos chicas- se les acercó con una sonrisa y el rostro ruborizado, tenía un antifaz como ellos y llevaba unos pantalones estilo militar con una musculosa negra pegada a su cuerpo. Entonces, ellos vieron que el entrenamiento le sentaba bien. Billie Joe era un chico bastante normal, sólo que tenía una adicción: entrenar hasta el cansancio para competir en las maratones, y la única que le apoyaba en ello era su querida Sue, quien también le obligaba a que se mantuviera en la mejor condición física.

- ¿Y ese sonrojo? Vaya, amigo, que no te vea la jefa- le molestó Frank.
- Es que estas niñas quieren salir conmigo- rió-, hasta me invitaron a comer con ellas. Se decepcionaron mucho cuando les dije que tenía novia.
- Si quieres yo te reemplazo amigo- rió Frank.
- No creo que ellas estén de acuerdo- opinó Gerard.

Frank se encogió de hombros.

- Quizás no, pero no pierdo nada con intentar.

Y el ojiavellana se fue a, según Way, hacer un ridículo más en su vida. Pero no pudo estar presente para ver cómo Iero se sentaba con las chicas y ellas reían de sus idioteces, pues Sue le llamó antes.

- Ve al vestuario de las chicas y dile a Marilyn que salga, que ya es su turno- la rubia tenía una expresión suave, más que antes, al parecer la música le relajaba.

Llevaba un pantalón de jean negro con tachas al costado que brillaban en la oscuridad y una remera azul con dos cintas que se ataban al cuello y que llegaba por arriba del ombligo. Se veía muy bien, tenía una máscara a la altura de los ojos y su cabello rubio estaba atado en una coleta casi al final.

- ¿Marilyn?- preguntó Gerard al no recordar ese nombre.
- Ah, tu no la conoces pues no estabas cuando ella llegó. Bien, ve al vestuario, ya la conocerás.

Sue recordó las caras que ponían los chicos cuando veían a Michelle vestida como lo hacía cuando se transformaba en Marilyn, es decir, en la cantante oficial de la cafetería. Para todos, ella era Marilyn, o Lyn, como le decían con cariño sus amigos y también su hermano mayor.

- Está bien.

Gerard caminó tranquilo. ¿Quién sería? Volteó a ver a Horo y puso cara de shock, no podía creer que él estuviese aceptado por esas muchachas. Pero al ver que Sue se acercaba peligrosamente a él, seguramente para que volviera al trabajo, sonrió. No era justo que sólo él se divirtiera...

Tocó la puerta y nada. Solamente silencio.

- ¿Hola? ¿Estás allí, Marilyn?- preguntó agravando su voz, una costumbre vieja que tenía al ver mujeres.
- Sí, en un momento salgo- dijo una voz suave del otro lado.

Una sensación de déjà vu le recorrió el cuerpo, estaba seguro que conocía de algún lugar ese tono de voz. Sacudió la cabeza, quizás lo recordaba de la empresa de su padre, hacia donde iba cuando quería un poco de paz y se metía en una vieja oficina que permanecía vacía exclusivamente para él.

La puerta se abrió y una joven... ¡Qué joven! Nada de joven, una hermosa figura vestida con una minifalda celeste con purpurina, la misma que cubría sus brazos y esas bellas piernas que salían de la falda. Él las había visto antes... Volvió a esfumar esos pensamientos al ver ese vientre liso que dejaba ver el top que tenía la chica, apenas cubriendo sus pechos proporcionados a su cuerpo, de color negro. Su cabello caía desde una cola bien alta, rojizos, como lo de la chica que practicaba con él… Pero esa chica no tenía un tatuaje de una hoja verde del lado derecho del vientre, no al menos que él lo hubiese visto. Tampoco tenía esos... em... atributos, aunque la remera que usaban no dejaba mucha evidencia.

Sacudió la cabeza y su mente le regañó.

¡Deja de compararlas!

Decía, pero le era inevitable hacerlo. La saliva se acumuló en su boca y tragó pesadamente.

- ¿Vamos?- preguntó ella mirándolo inquisitivamente.
- Sí, Marilyn.
- Dime, Lyn, es más informal y me gusta más- rió y él la siguió embobado.

El corazón estaba volviéndole loco, su respiración cada vez le era más difícil, le estaba pasando lo mismo que con la otra muchacha, ¿Qué? ¿Acaso se estaba enamorando de otra mujer...? Pobrecito... ¡Si supiera!

Continuará...



Bueno, otro capi :3
Yo, en lo personal, amo al Billie macabeo :B "Sí, amor" xD es tan 'No él'

¡Wiii! Levo tres capítulos en tres días seguidos xD Nunca había hecho algo así *-* (Javiera haciendo baile de la realización en su cabeza )

Gracias a Soli y a Kathy por comentar el capítulo anterior, me insentivan a seguir subiendo rapidito cheers

Nos vemos pronto Cool






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Dom Ene 22, 2012 6:05 pm

VenomGhostToki escribió:

Solange Swenson pertenecía a una familia muy humilde, donde tenía que darle a comer a cinco hermanos menores que ella y a su madre, que apenas si hacía alguno que otros trabajos. Ella sufría de cáncer en los pulmones, y no le quedaba mucho tiempo de vida, así que trataba de sobrevivir hasta que su hija cumpliese los 18 años, fuese declarada mayor de edad y pudiese hacerse cargo de su familia. Si no lo lograba era muy posible que tuviesen que separar a sus hermanitos.
FIRST!
Pucha, qe mi vida es más tragica y triste!!
jaja pobrecita de mi.

ameee en caap, o sea Gee y Michi se encontraron
pero no se reconocieron!!! *-*
y Frankie ya está interesandose en mi *-* Yeaaah Man!!
Sue es una dictadora!.. jaja okay no, pero es media mala con el enano xDD

qe más, qe más... aah si! me encanta el fiiic, espero qe subas
rapidin asi como lo estás haciendo!!
amé tu baile de realizacion jajajajaja xDD
bueno me voy, cuidateee

KEEP THE FAITH!










noooooooooooooo llege tarde maldetaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa soli U.u aajajjajaa


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
Little Monsters
Administradores
Administradores


Mensajes : 1037
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 31
Localización : En la cama con Frank iero

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Dom Ene 22, 2012 6:29 pm

KobraaaGuurL ♥ escribió:
Helloooo!
me encnata el fic, de verdad se ve super interesanteeeee Very Happy
continualoo prontoooooo!!

VenomGhostToki escribió:

Necesito una chica que quiera ser novia de Frank Very Happy

yooo kieroooooo, soy Solange o Soli como tu quieras Very Happy jajaja

Keep tha faith!!

solii maldetaaaaaaaaaaaaaaa jajaaj noooooooooo no la peskes javi yo kiero ser la novia de frank a soli ni le gusta frank ¬¬ es team gee todo el rato sea malo en fic o no ¬¬ eligeme soi la indicada


(By Lina - luniwis moxa)
Well it rains and it pours
When you're out on your own
If i crash on the couch can i sleep in my clothes?
'cause i've spent the night dancing i'm drunk, i suppose

If it looks like i'm laughing i'm really just asking to leave
This alone, you're in time for the show
You're the one that i need

I'm the one that you loathe
You can watch me corrode like a beast in repose
Cause i love all the poison
Vvampiii.the.Iero
Volver arriba Ir abajo
http://www.vampire-roses.blogspot.com
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Dom Ene 22, 2012 9:24 pm

lakjdalskdfjasfj billie macabeo mori
me caudo entre ternura y risa D:
adkhaskjdhaskjdas D: que trajica
la vida de soli wn me dio penita >.<
y gerard :z adajsdakdaskd es tan distraido
como no se da cuenta que es la misma
chica D: frank twndra que hablar seriamente con el :Z
kaszjsdaskjd continua Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Dom Ene 22, 2012 9:52 pm

ಌ ◦PøиIεяoticα◦ ಌ escribió:
KobraaaGuurL ♥ escribió:
Helloooo!
me encnata el fic, de verdad se ve super interesanteeeee Very Happy
continualoo prontoooooo!!

VenomGhostToki escribió:

Necesito una chica que quiera ser novia de Frank Very Happy

yooo kieroooooo, soy Solange o Soli como tu quieras Very Happy jajaja

Keep tha faith!!

solii maldetaaaaaaaaaaaaaaa jajaaj noooooooooo no la peskes javi yo kiero ser la novia de frank a soli ni le gusta frank ¬¬ es team gee todo el rato sea malo en fic o no ¬¬ eligeme soi la indicada


Yo seré la novia del enano, acostúmbrate ¬¬
ya em eligieron, dejame tener protagonismo una veeeez *sale corriendo y llorando*
*vuelve* además si me gusta el enano ¬¬ Okay, es un amor extraño y distinto ¬¬


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Lun Ene 23, 2012 3:46 pm

Capítulo 4.





Marilyn subió al escenario dispuesto y todos los meseros dejaron de repartir pedidos y se acercaron a la barra desde donde Sue observaba todo. Gerard se acercó también olvidándose por completo de la hora, esa mujer le había hipnotizado con el movimiento de su cuerpo, con sus ojos de ese celeste que traslucía por esa máscara, ese vientre liso que esperaba por él... Sintió un escalofrío y dejó de babear para escucharla.

- ¿Qué va a hacer?- le preguntó a Billie mientras Frank alzaba los brazos explicándole, inútilmente, a Solange lo que había sucedido con el par de chicas de hace unos momentos.
- Va a cantar- explicó el dueño de la cafetería.
- ¡Qué mujer! No me canso de mirarla- fue el comentario de Bob.

- ¡Ya cállate, Frank! Me estás dando explicaciones que yo no te pedí. No es mi asunto que te involucres con esas tipas- alegó Solange, con cierto enojo y se metió nuevamente a la cocina.

- ¡Es que miren esas piernas!- prosiguió Bob-. Esa pancita... ese ombligo... esos brazos… ese...
- ¡Robert Bryar!- le gritó enojado Frank, llegando donde él.
- ¿Qué?- le preguntó.
- ¡Deja de decir esas cosas! ¿Cómo te atreves...?
- ¡Cállate, enano! Yo no tengo la culpa de que Marilyn esté tan buena.
- ¡Qué!

Frank comenzó a perseguir a Bob como si fuera un loco desquiciado mientras todos los miraban como si un par de niños pequeños se trataran. Gerard arqueó una ceja.

- ¿Porqué la protege así?
- Lo que pasa...

Pero Billie no pudo terminar de hablar porque las luces enfocaron el cuerpo de Michelle en el escenario, tomando el micrófono con sus blancas manos y observando a todos con dulzura.

- Especialmente hoy, quiero dedicarles una canción de amor. Esta es “One and Only” de Adele.

Gerard suspiró inconscientemente, su voz era dulce y pronto comenzó a cantar...

You've been on my mind,
I grow fonder every day,
Lose myself in time,
Just thinking of your face,
God only knows why it's taken me so long to let my doubts go,
You're the only one that I want


Si las sirenas existieran, Gerard estaría mucho más seguro que ella era una, pues su voz era muy suave e hipnotizante como si le embrujara o algo así, se sentía flotar. Recordando entonces, que nunca se había enamorado. ¿Sería posible que él sintiera algo así por una mujer? ¿Alguien era capaz de aceptarle enterito? Si ningún cambio... sin renegar de la aparente frialdad que le caracterizaba.

Eso era tan lejano...

- Eu, Gerard. ¿Qué pasa?- le preguntó Billie, pasando una mano frente a los ojos del chico, pero este no parecía estar ahí.

I don't know why I'm scared,
I've been here before,
Every feeling, every word,
I've imagined it all,
You'll never know if you never try,
To forget your past and simply be mine


Pero efectivamente, Gerard Way no se encontraba consciente de lo que estaba sintiendo, su corazón le había dado un vuelco, con esa voz tan celestial, y su estómago se había revuelto. Por alguna razón, estaba sintiendo lo mismo que cuando conoció a su compañera de prácticas, ella tenía una voz muy dulce y tranquila también. Pero esa voz... le escuchaba tan cerca, como si fuera dirigida a él.

¡Imbécil! ¡Te estás dejando llevar!

Decía su mente regañándole. ¿Qué ella le cantaba? ¿Por qué estaba inventando esas locuras?

Ella sonrió, detrás de las palabras que cantaba y le miró, intensamente, provocando que toda la fortaleza que Gerard había armado contra el amor se deshiciera.

I dare you to let me be your, your one and only,
Promise I'm worth it,
To hold in your arms,
So come on and give me a chance,
To prove I am the one who can walk that mile,
Until the end starts





- Soy una tonta- murmuró para sí una jovencita de cabellos castaños-. ¿Por qué tuve que fijarme en él? ¿Ah? ¡Habiendo tantos chicos agradables! Jamás debí fijarme en él.
- ¿En quién te fijaste, Soli?

Solange estuvo a punto de dar un salto y golpearse con algo cuando sus ojos marrones se fijaron en otros avellanas y se perdió en ellos. Creía que estaba sola y había estado botando sentimientos con demasiada facilidad. Suspiró.

- En nadie- dijo volviendo a cocinar.
- No me mientas, somos amigos, ¿o no?
- ...
- ¿No?- exclamó sorprendido-. Vamos, Soli, eres más que la amiga de mi hermanita, eres amiga mía también- le dijo Frank.

Aunque era en parte cierto, le importaba un comino si era o no su amiga, lo único que quería saber era de quien estaba hablando.

- No puedo decirte, no es correcto.
- ¡Diablos, niña!- gritó y ella se asustó, porque de pronto él estuvo a su lado.

Las manos de Frank recorrieron su espalda y la acercaron bruscamente a su cuerpo, podía sentir los choques eléctricos que producía ese roce. Él la acercó más al sentirla temblar un poco y acercó sus labios a susurrarle al oído.

- No sabes lo que me causas, Solange- le dijo con voz ronca.
- Tampoco quiero saberlo.
- Es mentira.
- Déjame, Frank. La señora Sue se enfadará conmigo si no acabo los postres.
- ¡Pero, Solange…!
- Déjeme, por favor.

Él bajó la cabeza volviendo al salón, su hermana seguía cantando. Él estaba enamorado de Solange, por mucho que intentase negarlo, él la amaba más que a nada, sus ojos marrones, esos llenos de sinceridad y dulzura, sus tratos para con él. Con todo, la amaba y le dolía que con ciertas actitudes iba perdiéndola cada vez más.

[N/A: Avancé la canción porque se supone que ya pasaron unos minutos xD]

I know it ain't easy giving up your heart,
I know it ain't easy giving up your heart,
Nobody's pefect,
(I know it ain't easy giving up your heart),
Trust me I've learned it,
Nobody's pefect,
(I know it ain't easy giving up your heart),
Trust me I've learned it,
Nobody's pefect,
(I know it ain't easy giving up your heart),
Trust me I've learned it,
Nobody's pefect,
(I know it ain't easy giving up your heart),
Trust me I've learned it


Gerard miró el reloj de su celular furtivamente y su pulso se aceleró.

- Sue, debo irme- dijo rápidamente a la rubia que estaba tras suyo bebiendo un trago.
- Vete, emo, ya cerramos dentro de una hora más o menos.
- Ok. Oye... ¡No me digas emo!

Sue le lanzó una mirada gélida que él no alcanzó a ver pues salió corriendo a sus prácticas, sacándose el estúpido antifaz en el camino.

La pelirroja, que observaba desde el escenario, suspiró antes de terminar la canción, el muchacho de ojos verdes se había ido. Bien, ella podría ir ahora a encontrar a otro que tenía los ojos igualmente verdes. Además, tenía que pasar por la casa de Paul para disculparse por no haber podido ir a las prácticas. Sin duda estaría enfadado con ella. ¡Sólo a ella se le ocurría faltar a las clases! Estando tan cerca del torneo de patín en hielo.

So I dare you to let me be your, your one and only,
I promise I'm worth it,
To hold in your arms,
So come on and give me a chance,
To prove I am the one who can walk that mile,
Until the end starts,

Come on and give me a chance,
To prove I am the one who can walk that mile,
Until the end starts.





Mientras tarareaba la última parte de la canción, su favorita, emprendió el camino hacia la escuela de Kung Fu. Su hermano y los demás se habían quedado para limpiar todo, dándole permiso a ella y al chico nuevo que hacía los pedidos, para salir. Sue había protestado contra él mucho tiempo, alegando algo de “estúpido emo” y unas cuantas cosas más que ella no alcanzó a escuchar por ir apurada.

Llegó sudando y todos voltearon a verle, provocando su sonrojo. Se disculpó con el "sifu" y entró en el baño de mujeres para cambiarse.

- ¿Lista?- le dijo el profesor al verla salir con una sonrisa alegre.
- Sí.
- Perfecto, porque vas a practicar con Gerard Way.
- ¿Qué?
- Él te introducirá a la clase de hoy, pues también llegó tarde.

Michelle miró con cierto asombro a los ojos verdes del pelinegro, él también parecía sorprendido, y un poco nervioso. Se le estaba haciendo una costumbre, pero suspiró contenta, después de todo, la noche no estaba terminando tan mal.

- Bien, practicaremos las patadas básicas a la bolsa.

Ella asintió siguiéndole. No podía evitar perderse en su ancha y bien trabajada espalda, su cabello negro –que se notaba que se lo había cortado un poco desde la última vez-…

- ¿Oye? ¿Estás despierta?

Ella pestañeó.

- Sí, disculpa Gerard.

Fue el turno de él de sonrojarse y mirarla con rostro soñador, para su suerte, la joven se había concentrado en las patadas y no había descubierto ese sonrojo por parte de él.




- Hasta mañana a todos- se despidió cierta castaña caminando hacia su casa, abrazada a sí misma.
- ¡Espera, Soli!- exclamó Frank, acercándose a ella.

Se estaba frotando los nudillos por haberle pegado a Bob, quien seguía con sus halagos y comentarios fuera de lugar sobre su santa hermana.

- Te acompaño- le dijo.

Ella se encogió de hombros, cosa que no pasó desapercibida para él. Solange estaba aferrada a su chaqueta, pues estaba haciendo mucho frío. La tomó de la mano rápidamente, ¡era su oportunidad! Y la atrajo como pudo hacia él, igual que había hecho en la cocina, pero esta vez, el calor que emanaba de ambos cuerpos era primordial para la comodidad que sentían.

- No me esquives, por favor.
- Yo no te estoy esquivando- alegó ella.
- ¡Oh sí lo haces! Y me duele mucho.
- Esa no fue mi intención- contestó con indiferencia.
- Soli, no sabes cuánto te necesito.

Los ojos marrones se abrieron desmesuradamente y un gemido corto se ahogó en su garganta cuando los labios de Frank aplacaron todo su deseo de hablar, de alejarlo, de pedirle que no siguiera ilusionándola. Ella se entregó totalmente a esa caricia, y sus miradas se encontraron cada tanto, mientras que se separaban por segundos suficientes para tomar aire. Sus pulmones estaban acostumbrándose a esas pequeñas cantidad de oxígeno.

- Te amo, Solange. Llevo años sintiendo esto y no he podido decirlo.
- Yo...
- Es innecesario que digas algo. Está bien para mí así.
- Para mí no- dijo esta rápidamente-. Yo también te amo, Frank.
Y volvieron a besarse, con el corazón de Frank recitando lo hermosa que había sido esa noche. ¡No podía terminar mejor!




Las clases de Kung Fu habían terminado y Michelle se arreglaba el pelo mientras Abby le comentaba los avances que había hecho con Jared.

- ¡Me invitó a salir! ¿Puedes creerlo? Ahora lo único que me falta es que mi hermano me dé permiso- exclamó emocionada.
- ¿Tu hermano? ¿Porqué él?
- Porque es muy sobreprotector y es capaz de decirle a mi madre que Jared es un mal chico.
- Oh... eso sería muy cruel de su parte.
- Sí, pero lo hace para protegerme- sonrió.

Entonces, Gerard salió de los vestidores y se acercó a las jovencitas, para que su hermana dejara por fin de hablar tanto. Era imposible pedirle tanto, mas también estaba interesado en esa conversación.

- Vamos, Michi vendrá con nosotros, pues tiene que ir a la casa de su entrenador, ¿de acuerdo hermanito?
- A mí no me interesa. Y tú deja de llamarme hermanito- contestó fríamente.

Ambas chicas sonrieron y Abby comenzó por contarle a su nueva amiga que Gerard podía ser un hombre muy frío pero que tenía su lado amable y dulce. Por lo menos ella lo había visto un par de veces cariñoso con ella.

Según lo que le comentó la Way menor cuando iban caminando por las calles -con Gerard delante de ellas, por supuesto-, el padre de ambos había transformado al joven de ojos verdes en un chico sin sentimientos, un poco rebelde, pero que le había dado la figura de que el hombre no tenía que tener debilidades. Y estas, por supuesto, se encontraban el amor, el cariño, afectos y amistades. Claro, Gerard había omitido algunas de ellas en su lista de cosas que alejar de su vida.

- La figura de un padre siempre es importante- agregó Abby-. El mío nunca nos mostró amor, quizás sí cuando éramos niños, pero de grandes no recuerdo nada significativo con respecto a él.
- ¿Y tú crees que eso hizo que Gerard fuese así?
- Sí, creo que sí.

Finalmente, llegaron a la "casita" de los Way, que era un caserón en medio de un barrio común y corriente, bastante grandes de tres o cuatro pisos, buena pintura y una limosina hermosa aparcada al frente de la puerta.

- No dejes que te llame la atención. A nosotros simplemente no nos atraen todas esas comodidades- le explicó Abby.
- Ajá- contestó en shock.
- Veo que estás sorprendida- rió-. Algún día te invitaré a mi casa, pero esta noche hay reunión familiar. Ya sabes, mi padre estará en casa, él trabaja mucho, ¿sabes? Es dueño de la empresa de telecomunicaciones Way.
- Sí, ya... lo descubrí- sonrió un poco, mientras se despedía con la mano- Adiós Abby, adiós Gerard.
- ¡Bye, bye, Michi!
- Adiós- murmuró Gerard, girando la llave de su casa.




Michelle tocó la puerta suavemente para encontrarse, segundos después, con la mirada satisfecha de Paul, que sonreía ampliamente.

- ¡Oh! Vaya, hermosa. Pasa, pasa.

Ella dudó un poco, pero ¿qué podía hacerle su entrenador? Él siempre había sido muy bueno con ella. A pesar de eso, notó un olor muy extraño en el ambiente, al parecer había estado bebiendo...

Continuará...



O.O El final quedó como... xD Oka, ¿qué les pareció el capi :3? Al fin pasó algo entre Frank y Solange xD Es que el enano nos salió tan duro de cabeza -__-

Muchas gracias a Yan, a Soli y a Kathy por comentar el capítulo anterior c:

Besos!

PD: Yeah! Cuatro capítulos en cuatro días (mi record crece *-*)






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Lun Ene 23, 2012 7:36 pm

aaay qe hermosooooo
por fin paso algo entre el enano y yooooo
*-*-*-*-*-*
Pobree Bob, se ganó un golpe de Frankiee

Y el weon de Gee, qe se hace el qe no le importa nada
awww, qe lindo*0*
yyyy Michi qe no se da cuenta de el todavia *0*
ya quiero qe se encuentren el la cafetería

me encantó el caaap, estba lindoo
subee prontooooo Smile está buenazo!!
cuidateee

KEEP THE FAITH


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Lun Ene 23, 2012 8:17 pm

aw y mas aww
frank porfin se decidio y aw
me gusta la pareja que hace
Con soli me los imagino tan no se aww
ajsdhaskjdhaskd .-. gerard es tan frio
se parece a mi solo que mucho mas frio D:
D: khsksdahkdhsad .-. ya quiero que se
vea de frente con michelle en la cafeteria :Z
lsdjalksdhkasdh continua Very Happy !!

Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Mar Ene 24, 2012 1:51 pm

Capítulo 5.






Michelle pasó mirando de reojo la casita, estaba muy bien decorada, sus ojos celestes se fijaron en el revoltijo que debía ser la sala.

- Perdona el desastre, preciosa.
- Eh... No importa.

Él siempre había tenido esos detalles para con ella, pero en esa ocasión sus ojos estaban más vidriosos que de costumbre y esa media sonrisa que adornaba su rostro, recostado contra la pared, era muy incómoda.

- Bueno, yo sólo vine a pedirte disculpas por haber faltado a las prácticas- dijo ella.
- Me alegro que vinieras, nena, me hiciste falta hoy- comentó Paul, acercándose a ella-. Además, recuerda que se acercan las competencias.
- Por eso mismo, desde mañana retomaré los entrenamientos, lo prometo.
- Me encantará tenerte junto a mí- dijo lascivo.
- Eh... me voy...- musitó nerviosa.
- ¡No, no, no, no! Ven, es temprano, aún.
- Tengo que irme, lo siento.

Ella caminó hacia la puerta rápidamente, odiaba esas expresiones que él usaba, insinuando algo más. Era cierto, ebrio o no, él era siempre así, insinuante, atrevido para con ella.

Muchas veces, lo había sorprendido cerca de los vestuarios mientras ella se cambiaba de ropas, pero había negado totalmente esas pequeñas pistas recurrentes a cambiar de entrenador. Aunque hubiese muchos que buscasen entrenarla, como por ejemplo, Brendon, que había sido siempre un buen patinador y ahora a los 24 quería darle su apoyo. ¡Pero había una cosa que lo impedía! Y era que él estaba enamorado de ella, Michelle no se quería permitir ilusionarlo.

Paul fue más rápido que ella y se interpuso entre la puerta y Michelle. La aprisionó haciéndose de su mano y atrayéndola fuertemente.

- No, déjame. ¿Qué haces?- exclamó asustada
- ¡No te vas de esta casa!- se acercó hacia su cuello, haciendo que Michelle aumentara su respiración, porque odiaría que él se robara su primer beso-. ¡Eres mía y de nadie más! Ahora te quedarás, y me harás feliz, como lo he estado deseando desde que te conocí en las pistas de hielo.
- P-pe...
- Sí, desde entonces te deseo, te necesito y me muero por saber lo que tus manos pueden causar en mí, lo que mis manos pueden causar en ti. Necesito recorrerte, preciosa- susurró a su oído, arrastrándola, literalmente, hacia un cuarto a oscuras.

La arrojó en lo que pareció ser una cama, y se alejó de ella para encender una lamparita de noche, momento que provechó Michelle para correr nuevamente hacia la puerta, estaba cerrada. Buscó huyendo una llave, pero él estaba sobre ella nuevamente. La empujó hacia el suelo, no contando con que la pelirroja recordaba algo de lo aprendido en clases, así que esta estiró sus manos golpeando el pecho del hombre mientras que con sus piernas intentaba quitárselo de encima. Era imposible.

- ¡Déjame desgraciado!

¡Paff!

Él la calló rápidamente con un golpe en su mejilla derecha, y las lágrimas brotaron de los ojos celestes de la chica, mientras que la sangre escurría de su labio, se había mordido la lengua.

- Michi... yo...- titubeó mirando ese rostro contraído en rabia, dolor y un temor agudo.

Se volvió a tirar encima de ella, sediento de ella, besándole el cuello y bajando, dejando con sus besos un rastro húmedo en la piel sedosa de la joven, quien no dejó de gritar y gemir pidiendo auxilio. La mano de Paul se metió bajo la blusa fina de Michelle.

- Serás mía...- gimió extasiado, alzando un poco la tela para dejarle saborear a su vista lo que sus manos tocaban.

De pronto, un golpe en su cabeza hizo que la oscuridad fuese lo único que viera.




- Nos vemos mañana, Frankie- susurró Solange entre el último beso que le dio el ojiavellana.
- Hasta mañana...- dijo embobado y se quedó unos segundos observando la puerta, aunque en realidad, sólo tenía su mirada fija en esta y su mente ya había comenzado a viajar. Si no fuese así, quizás sí habría visto la rajadura que había en medio de la madera.

Comenzó a caminar hacia su casa, haciendo una gran nota mental de recomendar a Solange en la empresa de Gerard, para que este le hiciera entrar. En realidad, si él se le pedía, el chico seguramente accedería a dejarla trabajar como secretaria allí. Soli se había preparado bastante para esa entrevista, faltando varias veces a la casa de Brendon -quien obviamente había estado de acuerdo-, y quedándose, incluso, dormida en la cocina de The Bunker.

A la madre de Solange no le quedaba mucho tiempo de vida, por lo que ella quería darle lo mejor y ayudar a que sus hermanitos. El mayor de ellos tenía 15 y era quien mantenía la casa en orden, pero como aún no podía trabajar, se limitaba a tener todo bajo control, junto con otra chica de 14.

- ¿Qué sucede?- preguntó Solange, asustada al ver a una de sus hermanas con un rostro de pánico y miedo-. Dime, Lila, ¿qué pasa?
- Ese hombre está en casa…- gimoteó la niña de cinco años y largos cabellos castaños rojizos hundiéndose en el pecho de su hermana mayor-. No quiero que nos lleve, Soli, siempre nos lastima.
- ¡Nunca va a separarnos!
- ¿Lo prometes? – Solange asintió y alzó a la pequeñita en brazos.

Su padre... o mejor dicho, el hombre que estuvo allí para acostarse con su madre y prometerle entre besos y caricias la luna y el sol, asegurándole que siempre estaría ahí para ellos. El hombre que se atrevió a pegarle desde muy niña, haciéndola temerosa, indefensa.

La castaña mayor se escabulló silenciosamente hacia al cuarto, escuchando desde allí los ruidos del televisor de la cocina, donde estaría ese sujeto que hacia años no aparecía por la casa. El pasillo que comunicaba los cuartos estaba hecho una mugre y había vidrios esparcidos. Había encontrado en un rincón a su hermanita menor. Sus rizos castaños rojizos tapaban su rostro, para que nadie viera que estaba llorando. Se apoyaba contra la puerta del cuarto de su madre que estaba cerrada y temblaba, a duras penas si se dejó agarrar por Soli.

Entró en su cuarto y sus ojos se ensancharon, allí estaba su hermano, el mayor después de ella, hundiendo en su mejilla un algodón con evidente alcohol, y mirando el vacio con odio y temor. La sangre manchaba su camiseta azul, en gruesas gotas que aún se resbalaban de su frente, de la comisura de sus labios. Su ojo derecho se estaba poniendo violeta.

"Oh maldita sea..."

Fue lo que pensó pensó Solange, dejando a Lila -quien por culpa de tanto daño y de tantos años de sufrimiento, a sus cinco años casi no pronunciaba palabra alguna-, en su cama. La acarició con la mano y la arropó, observando con alivio como su hermana de 8 años, Romina, y la de 14, Sarah, estaban acostadas en sus respectivas camas; Romina dormitaba en espasmos suaves y las lágrimas resecas se notaban en sus mejillas sonrosadas, Sarah dormía con tranquilidad, apretando la almohada en sus manos. Solange aflojó la hebilla de sus cabellos y acarició las hebras castañas con suavidad, mientras una sonrisa se escaba por segundos de sus labios. Sólo segundos... después se encontró cara a cara con Stephan.




Michelle movió sus manos con desesperación en los bolsillos de Paul hasta que por fin encontró las llaves y corrió hacia la puerta, tarde, pues el hombre se abalanzó contra ella, dándole apenas tiempo de abrir y correr a plena calle. Él, lamentablemente, era más fuerte. La chica lo sabía, por eso retrocedía aterrada.

- Déjame... déjame...- pedía llorando.
- ¿Qué pasa nena? ¡No me digas que mis besos no te gustan! ¿A quién quieres engañar? Me deseas- le dijo con cinismo-, me deseas tanto como yo a ti.
- ¿Qué? ¡No!- exclamó con asco.

El entrenador se apresuró a tomarla de los hombros y tumbarla, golpeándola fuertemente contra el pavimento, pero no más de lo que ella intentaba para alejarse de él. Rompió con crueldad la blusa de algodón que ella llevaba y se apresuró a rozar con sus dedos esa piel suave. Michelle sintió la lengua de Paul acariciando su vientre.

- Oh, pero mira qué bonito tatuaje...
- ¡Te odio! ¡Vete, vete! ¡Déjame, te odio!- gritaba ella moviéndose.

Sólo logró que Paul golpeara nuevamente su mejilla, haciendo que el dolor se propagara nuevamente, sus ojos se nublaron y comenzó a llorar, sintiendo que era inevitable que él se separara de ella. Se quedó quieta, inmóvil, sollozando.

- ¿Qué rayos haces imbécil?- se escuchó un grito a sus espaldas.

Paul, relamiéndose los labios, volteó a ver encontrándose fieramente con un puño que se estrelló contra su rostro. Michelle aprovechó para levantarse y ella encontrarse con los brazos de aquel que la había salvado.

¡Era él! ¡Su héroe! El joven de ojos verdes que no salía de sus pensamientos. Él la acurrucó en su pecho, haciéndola sentir tan protegida que el frío que habría sentido desapareció por completo. Los ojos de Gerard se fijaron en el sujeto que se acariciaba la barbilla.

- ¿Quién te crees, niño?- dijo este-. ¡Esa niña que ves allí es mía! Es mi perra, mi ramera, tú no tienes derecho sobre ella, pues corresponde a todas mis locuras, y me desea... me desea...

Gerard la miró.

- No, no te deseo... No te quiero- sollozaba ella.
- ¿Ya ves? ¡Métete a tu casa, maldito infeliz, si no quieres que llame a la policía!- lo amenazó.
- Esto no se quedará así, Michelle. Empecé con esto y te juro que lo terminaré. Jamás podrás librarte de mí, estás hecha a mis deseos.

Paul entró tambaleándose a su casa, dejando a Michelle totalmente herida, consternada, sollozando sin control en los brazos de alguien que tampoco sabía que hacer para subsanar un poco ese dolor.

La llevó suavemente al cordón de la vereda y la sentó, abrigándola hacia su pecho.

- ¿Estás bien? ¿Puedes hablar?
- Sí, estoy bien...- gimió suavemente dejando poco a poco de llorar.

Lo miró a los ojos y sonrió, después de lo que había hablado con Abby, quizás él no era tan frío como la chica decía.

- Gracias, Gerard.

Se estremeció producto de un escalofrío y entonces ambos descubrieron que ella estaba casi desnuda. El rubor corrió al rostro de ambos, y Gerard se quitó la chaqueta para que ella se abrigara con ella no sin antes notar ese dibujo conocido en el vientre liso de la muchacha, en el lado derecho. Tragó saliva.

Imposible.

Pensó interiormente mientras la volvía a abrazar. No quería que ella se sintiera sola, eso había aprendido en las clases de psicología sobre personas que habían sido abusadas o golpeadas.

- Michelle, debes contármelo, sé que te hará bien- la miró preocupado.
- ¿Qué quieres saber?- dijo abrazándose a esa tela que olía, realmente, al chico y era, por ello, muy agradable.
- Todo, toda tu vida, toda tú- murmuró Gerard con una sonrisa que escapó de sus labios irremediablemente. Entonces...

Era ella, esa era una cruel pero maravillosa coincidencia. No, no podía dejar que ella supiese que estaban trabajando en el mismo lugar y que él era el mejor amigo de su hermano. ¿Y porqué? Porque deseaba enamorarla, hacerla sentir segura, confortable, volverla loca y sólo por él. Porque no podía permitir que Frank los separa.

¡Él jamás permitiría algo así! Si eran sólo luego de las ocho cuando se vieran en The Bunker, en los entrenamientos, él aprovecharía las escasas horas para demostrarle lo mucho que funcionaba su voz en su coraza contra los sentimientos. Lo mucho que funcionaba ella en su corazón.

- Es tan largo- susurró ella.
- Pues dime, cuéntame, Michelle, quiero escucharte... sólo quiero escucharte.

Ella le miró asombrada. Él… él había dicho su nombre dos veces ya, y esos ojos... se perdió en ellos sintiéndose muy afortunada. Suspiró, mientras recordaba todo lo que había vivido. Gerard era especial, sin duda, quería saber de ella y lo decía, realmente de un modo muy particular.




- Llegó por el mediodía, trayendo algunas botellas con alcohol y diciendo que quería ver a mamá- explicó Stephan a su hermana, que oprimía el algodón sobre su sien, arrancándole leves quejidos-. Ella se negó a verle, estaba más agitada que de costumbre, por eso yo también interferí. Ya estaba ebrio.
- Te hizo mucho daño, ¿porqué? ¿Qué dijo?
- Intenté echarlo y dijo…- sollozó-, que yo era un bastardo que no merecía usar su apellido, ya que ni siquiera era su hijo. No lo sabía, Soli ¿Tú sí?

Ella agachó la cabeza y él apartó su mano de su frente con cierta furia en sus ojos grises. Con razón eran de ese color, con razón lo único que tenía parecido a sus hermanos era el castaño rojizo de sus cabellos, y su mirada... no era marrón como la de los demás, si no gris bien profundo.

- ¿Porqué nunca dijiste nada, maldita sea? Él se burló y yo... hubiese preferido saber. Fue capaz de echarme en cara que mi madre era una puta que se metió con el primer tipo que logró seducirla, aún cuando él estaba en casa, y no sabía lo cornudo que era. ¿Por qué no hablaste?- gritó.
- No me correspondía decirlo- dijo sin inmutarse por la forma de hablar de su hermano menor.
- Pero soy tu hermano, bah... hermanastro.

Ella le abrazó con fuerza, llorando.

- No, Stephan. No, hermanito... tu eres mi hermanito y siempre lo serás, mi Steph, no vuelvas a decir algo como aquello- lloró más y él también la abrazó.
- Él no quiere irse de la casa, Soli.
- Tendrá que irse.
- Me quitó el dinero ahorrado.
- ¡Esto es el colmo! No le permitiré, él jamás va a volver a hacernos daño- las lágrimas se deslizaron por sus mejillas-. No me hará nunca más daño.
- Él... ¿Qué te hizo hermanita? ¿Qué te hizo?- gritó una vocecita, Romina se había despertado llorando y se acercó a ella.
- Nada, Romi. Nada.
- ¿Va a quedarse?- preguntó Sarah, con enfado-. Quiero que se vaya.
- Yo me encargaré- dijo Solange, totalmente decidida, él no volvería a tocarla, a ninguno.

Avanzó con pasos seguros hacia la sala y se encontró cara a cara con esos ojos...

Continuará...



Waaaaa! Que capítulo más dramático xD Hasta yo quedé "0.0" ajajaj Bueno, como siempre sarle las gracias a Kathy y a Soli por comentarme :B

Besos! Y mañana les traigo otro capi ^^






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Mar Ene 24, 2012 4:15 pm

lo dejaste ahi y quede tan metida D:
que dramatico capitulo D:
metemos a paul ¬¬ viejo de shit que se cree
aww gerard la salvo que lindo gerard el frio se enamoro (? D:
que mal la vida de soli me dio penita
pobre de sus hermanitos D:
y quedo justo en el enfrentamiento D:
sigue sigue !!!!
Volver arriba Ir abajo
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Mar Ene 24, 2012 5:04 pm

HOLY SHIT!!!
por fiiin, Gee habló con Michi*-*
pero qe fea situacion en la qe eso pasó
metan preso a Paul, viejo horriblee D:
asqerosoooo! DDDD':

y pucha, qe triste es mi vidaaaaa
pero Ya no mas! D:
qe me hizo desde niña ese desgraciado?? U.U creo qe me lo imagino
U.U ese maldito debe morir
Jajajaja -lamasagresiva-
Frankie es taaaaan lindo*-*

sube rapidoooooooo
me encanta el fic y lo has dejado demasiado
interesanteeeeeeeeee

KEEP THE FAITH!


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Miér Ene 25, 2012 5:03 pm

Capítulo 6.





- Mi madre y mi padre murieron cuando era pequeña, muy pequeña. Mi hermano se tuvo que hacer cargo de mí, pero tampoco le fue sencillo. La familia se disputaba nuestra custodia y la única salida a esto se llamó New Jersey, a pesar de haber nacido aquí, se nos hacía un lugar muy diferente a New York, como si se tratara de otro país.

Gerard la miró suavizando la mirada, eran pasadas las once de la noche, pero ¿Qué más daba? Ella hablaba de una manera única y sin duda su voz era mágica. Sus ojos brillaban. ¿Cómo no reconocerla antes? Ella... era ella... Dios, si eran idénticas. Quizás, Gerard se había estado reprimiendo los deseos de reconocerlo, de que ellas dos eran la misma persona, pero ahora estaba terminando de asumirlo.

- Puede ser un poco glotón y desordenado. A veces es muy irresponsable y me causa problemas, pero es el mejor hermano. Es lo único que tengo realmente.

Para entonces, Gerard estaba muy dentro de la conversación. Ella hablaba de su hermano de una manera mágica, lo hacía ver como un ser maravilloso que jamás cometía un error.

Volteó a verle.

- Él me convenció de tomar las clases de defensa personal, también me hostigó para que continuara el entrenamiento de patín sobre hielo y pudiera competir a nivel internacional. Pero no conseguíamos instructor hasta que...
- Hasta que apareció ese sujeto.
- Sí, lo había visto un par de veces en la pista de hielo local, pero no sabía que era instructor, hasta ¡qué él mismo se me acercó! ¡Cómo no sospeché de él! Que tonta...
- Hubieses sido tonta si sospechabas, no podrías haberte imaginado que todo esto iba a suceder.
- Ya. No quiero hablar de ello. Ahora es tu turno “Gerard Way”, te toca hablar- dijo divertida.
- Es tarde ahora, te acompañaré a tu casa y la próxima vez será mi turno.

La ayudó a levantarse y emprendieron el camino a la casa de Michelle. Su hermano podría estar preocupado por ella. Aunque realmente, la chica no parecía angustiada por eso, sentía el aroma del abrigo de Gerard penetrar en su cuerpo, y a su lado se sentía protegida. Como si fuera su príncipe azul que había venido a rescatarla...




- ¡Oh niña! ¡Cuánto has crecido!

El sujeto se levantó del sofá y dando pasos inseguros se acercó a ella. Estaba demasiado ebrio y su camisa se había manchado, olía muy fuerte a alcohol.

- Aléjese de mí- musitó Solange alejándose un paso hacia el costado. Él se quedó tieso, observándola.
- ¿Qué te pasa? ¿No recuerdas a tu papi?
- ¡Usted no es mi padre!

Su rostro se desfiguró, se acercó rápidamente a la castaña y la tomó del brazo, la asió contra su cuerpo. Soli podía sentir la respiración irregular de ese hombre justo en su cuello, susurrando, gruñendo a su oído.

- Vamos chiquita, ¿no extrañas mi cariño?- la acercó un poco más, pasando una de sus manos hacia la pierna de la joven- Soli... cuánto has crecido...
- Déjeme, por favor, no me toque.
- ¿Qué te pasa, niña tonta? Me vas a complacer, ¿entiendes? ¡Cuando yo lo quiera!

Siguió gruñendo palabras incoherentes mientras la arrastraba hacia la cocina.

- Tu madre nunca hizo nada bien, nunca. Esta vez todos ustedes se van a tener que comportar, empezando por ti, pequeña estúpida.

De un empujó la metió en la cocina, obligando a la mente de Solange comenzar a recordar su infancia. Recuerdos que tenía muy encerrados en su subconsciente y que no deseaban que salieran. Las imágenes de su madre llorando llegaron en relámpagos dolorosos. Se vio a ella misma acurrucada en un rincón sollozando y observando como su padre golpeaba a Stephan. Siempre lo había odiado, y bastaba una pequeña equivocación para que Richard –el padre de Soli-, se ensañara con el hijo que su mujer había tenido con un bastardo, como él mismo solía decir.

Richard parecía odiarlos y al cumplir Solange los 12 años había terminado largándose de la casa, dejando a cinco hijos a cargo de una mujer que tenía muchos problemas de salud, prácticamente la casa había estado a cargo de Stephan y de ella.

- Ahora vas a cocinarme algo. Tengo hambre- le ordenó.

Cuando se quedó sola, las lágrimas cayeron por sus mejillas. ¡Maldita la hora en que ese sujeto volvía a molestarlos! Si habían estado tan bien...




- Gracias, Gerard. Después de todo, eres un buen chico.
- ¿A qué te refieres con después de todo? ¬¬

Ella soltó una risita suave y metió la llave en la cerradura de la puerta. Las luces de su casa estaban apagadas, asomó la cabeza para controlar que todo estuviera bien y luego se volteó a ver a su compañero.

- Hasta mañana- le dijo.
- Hasta mañana.

Michelle prendió la luz de la salita principal y sonrió mientras la hermosa bola de pelos que tenía como mascota corría alrededor suyo. Encontró a su hermano desparramado en el sillón acompañado de una manta azul algo vieja, mientras era iluminado por la estática luz del televisor.

Apagó el artefacto y arropó al chico que roncaba ruidosamente. Fue hasta su cuarto y regresó con una almohada que dispuso bajo la cabeza de Frank. Le era imposible cargarlo hasta su cama, empezando por el hecho de que su hermanito era más alto y grandote que ella.

- Buenas noches, Frankie- susurró suavecito y le besó la frente.

"Mmm... necesito un baño"

Pensó y entonces descubrió que aún tenía consigo la chaqueta de Gerard. Sonrió mientras la acercaba a ella y olía ese perfume delicioso que pertenecía al muchacho.

"Gerard..."

Se relajó con el baño y acomodó la campera en la silla antes de acostarse, aún sentía el olor del chico en su cuerpo, perfumando el cuarto. Se ajustó una remera pequeña y su mirada se fijó en el tatuaje que tenía en su vientre. Sonrió recordando lo mal que se había puesto Frank al enterarse de él, pero tras darse cuenta que él tenía muchos más, no la regañó.

De pronto, su mente viajó a otro lado.

- ¿Cómo le estará yendo a Jeanne?




Era un día frío, el último de la semana y llovía bastante. La gente en las calles caminaba con paraguas pero no ella, que iba apurada. Se le había hecho tarde y todo por quedarse pensando hasta altas horas de la madrugada. Claro, si había sido una gran noche.

Llegó, finalmente y bastante empapada la secundaria mientras su mente viajaba a mucha velocidad. Lo primero que había decidido fue dejar las prácticas de artes marciales.

"Demasiadas cosas para hacer"

Fue el pensamiento. Dedicaría, entonces, su tiempo a The Bunker, a los estudios y al patín sobre hielo. Lo esencial era conseguir un nuevo instructor lo más antes posible.

"¡Quizás Brendon...!"

Tendría que esperar a la tarde para preguntarle, luego iría al dojo y se despediría. Especialmente, necesitaba devolverle su chaqueta de cuero a Gerard, y verle; le hacia falta verle. ¿Acaso se estaba volviendo loca? ¿O se estaba enamorado? Sacudió la cabeza mientras volteaba a la entrada del salón. Había llegado hasta allí en un estado inconsciente que casi no recordaba cómo lo había hecho.

Sus ojos se ensancharon, por primera vez en el día.

- ¡Soli! ¿Qué mierda te pasó?

La castaña la miró angustiada.




La rubia de figura escultural estaba sentada, como de costumbre, solitaria. En un asiento en la mitad de la fila, hojeando un gran y pesado libro de leyes, la carrera que estaba estudiando.

A medida que leía no podía evitar pensar en otras cosas. Entre ellas, el llamado que había recibido por la mañana, antes de salir a la universidad. Ella no se esperaba que su prima regresara, pues había repetido miles de veces que en estaba su futuro y que se convertiría en la mejor diseñadora de modas de Inglaterra. Bueno, tal vez no le había resultado todo como quería.

Por otra parte, también estaba el hecho de que por la tarde tenía una reunión con los padres de su prometido para arreglar algunas cosas del casamiento que habían quedado pendientes.

- Buenos días, cariño- dijo una voz conocida en su oído.

Billie le robó un beso leve de los labios, cosa que había logrado conseguir con mucho esfuerzo y se sentó junto a ella.

- ¿Lista?
- ¿Para qué?
- Para la reunión de esta noche.
- Sí, no es la gran cosa- dijo seria-. Me llamó Jeanne.
- ¿Si? ¿Qué te dijo?
- Regresará a New Jersey. Su vuelo llega esta tarde, mañana a más tardar.
- Habrá que ir a buscarla. Aunque me parece raro, ella dijo que jamás volvería a su país, porque aquí, no había futuro para ella.
- Al parecer cambió de opinión.
- O la hicieron cambiar de opinión. ¿Viene sola?
- Seguramente. No sé, ella no habla mucho conmigo, sólo lo hace porque es obligación, porque soy familia y nuestra educación fue tradicional. Si por ella fuera, sólo hablaría con Solange y con Michelle. Quizás hasta con Brendon.
- Siempre le gustó mucho.
- Pero no estoy segura que él la corresponda- dijo seria cerrando el libro pesadamente, aburrido -.Ella debería fijarse a su alrededor.

Billie la miró en silencio, sabía que se refería a Tre, su mejor amigo, que aún estaba de viaje de negocios. Su padre le había dado un buen puesto en una de sus empresas, a la que tenía que manejar. En todo caso, el hiperactivo -como le llamaban todos-, era todo un hombre de negocios.

Notó a Sue mucho más tensa que de costumbre, supuso que sería la reunión, aunque eso le parecía absurdo, pues ella jamás se alteraba por alguna visita referida al compromiso. La rodeó con sus brazos y recostó su cabeza en la de ella.

- ¿Crees que quieran adelantar el casamiento?- preguntó ella.

La rubia no dejaba de sorprenderle, incluso con su apariencia fría podía tener inseguridades.

- Ellos no me han dicho nada. A mí me vale. Y no es que no quiera tenerte como esposa, sólo quiero que tú estés preparada.
- Yo... a veces creo estarlo, pero luego algo se pone en medio. Como antes.
- Yo también, cariño, pero ya nada se pondrá en el medio.
- Más te vale, Billie Armstrong- el sólo rió.




- Dios mío- murmuró Michelle apretando el algodón contra el labio de su amiga, la sangre comenzó a teñirlo lentamente-. Entonces dices que no viste el auto.
- Sí, así es. Soy idiota, Michi.

La joven de cabellos rojizos dejó que Solange llorara en su pecho. ¡Por supuesto que sabía que estaba mintiendo! ¿Qué clase de amiga era si no podía reconocerlo? Además, Solange no era buena para inventar cosas y menos lo era para hacer que otros las creyeran. Pero ella si algo sabía de Soli, era que no resistiría mucho sin contarle la verdad. Por mucho que tuviese que esperar, lo haría sin recriminar nada, sin duda algo grave estaba sucediendo con su amiga.

- ¿Qué pasa? Te quedaste callada- le preguntó la castaña.
- No pasa nada, Soli.
- Cuéntame, Michi. ¿Qué pasó anoche con Paul? ¿Aceptó cambiar el horario de prácticas?
- Si tú supieras- giró los ojos-. Quiso propasarse conmigo, incluso me golpeó. Pero no pongas esa cara, él no consiguió nada de mí. No, porque mi príncipe azul estaba ahí... ¿Qué?
- ¿Qué príncipe azul?- preguntó escéptica.
- El que te conté. ¿O no te lo conté? Pues, estoy hablando de Gerard Way.
- ¿QUÉ?- gritó.

Michele se tapó los oídos.

- ¿Qué te pasa? Ni que te hubiera nombrado al diablo. ¿Por qué te pusiste pálida?
- El chico del dojo se llama Gerard Way- no estaba preguntando, estaba firmando. Aún así, Michelle asintió-. Oh, no vas a creerme esto.
- ¿Qué? ¿Qué?- preguntó curiosa.
- Pues... Oh, es muy fuerte, pero muy romántico.

Cuando había podido jurar ver millones de corazoncitos rojos desaparecer de alrededor de Solange, Michelle quitó su cara de hastío y prestó atención a lo que ella iba a decirle.

- ¡Gerard está trabajando en The Bunker!
- ¿Qué? No, estás equivocada, Soli. Si él me hubiera visto, me habría saludado. ¿Cómo podría ignorarme? Somos... compañeros.
- No estoy ciega, es amigo de tu hermano, pregúntale.
- No, Gerard es un buen chico. Jamás me ignoraría, él me saludaría, y me trataría bien, porque... porque es un buen chico.
- Cabe la posibilidad que aún no te haya visto. Quizás no sabe que eres tú.
- Gerard Way es amigo de mi hermano- susurró viendo como sonaba el timbre escolar.

Solange la siguió con la mirada, sus ojos estaban lejanos, parecía que su mente no se encontraba en la realidad.

"¿Y si mi hermano lo puso para vigilarme? No, Frank no haría algo así... ¿Oh si? Entonces, ¿Por qué Gerard nunca me ha hablado? Será... será que yo no existo para él.”

¡Idiota! ¡Obviamente tú no existes para él! Eras la niña tonta que fue a algunas clases de artes marciales, junto a ella. Entiéndelo.

“Lo entiendo, ya lo sé. ¡Cállate!”

Sólo digo la verdad.

“Pero aún así duele mucho...”

Olvídalo. Es lo mejor





Había terminado el último día de clases de la semana, estaba atardeciendo cuando Michelle entró por la puerta de atrás de The Bunker. Iba concentrada llevando la chaqueta de Gerard junto a su pecho, ella se lo devolvería y daría por terminada su confusión. Claro, además había cosas más importantes, como ayudar a Soli y saber qué es lo que le sucedía. Como comenzar con las prácticas de patín y terminar la secundaria con buenas calificaciones.

A ella no debía importarle Gerard, aunque aún se sentía muy infantil, se estaba olvidando de él por el simple hecho de que trabajaban en el mismo lugar y él jamás la había saludado. Pero eran muchas mentiras. Frank jamás le había comentado del chico, y este jamás le había dicho de Frank. Incluso, anoche habían hablado de él... ¡Claro! ¿Por qué Gerard no había dicho nada?

"Esa es la excusa perfecta”

¿Excusa?

"¿Tienes miedo, Michelle?”

No, sólo quiero dejar de pensar en él.


Se dirigió a los vestidores sin quitar la vista del suelo, hasta que algo dio contra ella y ambos cayeron hacia atrás, la figura la tomó en brazos e impidió que si diera bruscamente contra el suelo. Se vio, entonces, acurrucada en el pecho fuerte de un muchacho, de ojos verdes, de cabellos negros... Se vio envuelta en los brazos de Gerard Way.

Conmtinuará...



Oh!!! Chan! xD Bueno, que les pareció el capi? e_e

Richard, lo odio ¬¬ Pero es un personaje FUNDAMENTAL para la relación de Solange y Frank :B

¿Y el final? Michi quedó en los brazos de Gerard *-*

Bueno, gracias a Soli y a Kathy por comentar el capi anterior c: Y sorry por haberme tardado en actualizar hoy u.u Casi pierdo mi record de subir todos los días este fic! D: Pero esque unas amigas llegaron de visita sorpresa y pasé la tarde con ellas en mi depto e.e xD

Ok, Besos! Mañana traigo otro nuevo capítulo c:






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
Hey!LittleDevil
Moderador
Moderador


Mensajes : 190
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 28/11/2011
Edad : 24
Localización : en el poblado de ningún lugar

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Miér Ene 25, 2012 9:33 pm

omg omg
lo dejastee en la parte mas interesanteee
claro qe no la habia saludado, xqe no la ha visto
*-**-*

y qe me hizo el estupido de Richard??
DDD: y osea si Frank se entera..
lo matará por mi??*-*
qiero qe muera DD:

y ahora qe tiene qe ver Jeanne
con Michi y con Sue?
qe onda... siguelo rapido!!
me encantaaaaaaaaaa

KEEP THE FAITH!


.


~Very Much Alive~






by Lina<3








Well, i'm not a vampire but i feel like one
Volver arriba Ir abajo
Piiah_Iero_Way!
Moderador
Moderador


Mensajes : 202
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 03/12/2011
Localización : En algun lugar... so Faaar Away! (8) - Sasn Antonio, Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Miér Ene 25, 2012 10:25 pm

Ñeeeeeeeeeeee!
Eske!
Aaaaah! D:
Me encantaaaaa! te juro ke me encanta asi bien de harto de mucho :B
Me penita la historia de ellas :C
Gerard qlao super heroe xD
Odio a Paul
Odio al otro weon papá-de-Solo-qe-no-recuerdo-el-nombre
Me violo a Brendon y a Tre *O*
Amo a Tre con mi corazon ._.
Y Michi!
Me gusta bien harto ella :B
Siguelo Javi! Siguelooo!



By Yan... Solo mia ¬¬



This Is WAR



By: Lina ^^


Volver arriba Ir abajo
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Jue Ene 26, 2012 12:38 pm

michelle se pasa rollos
no se a topado con gerard no mas
ahora que adclaren todas sus dudas
adfhkhfkjasfs billie se me hace tan tierno djfakf
que le hicieron a soli D: ¬¬ la maltratan
hay que puro matar a su padre ¬¬ que se cree
kjashksfad siguuee !!!
Volver arriba Ir abajo
Venom.FuckingNightmare
Moderador
Moderador


Mensajes : 374
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 06/12/2011
Edad : 21
Localización : Santiago Chile

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Jue Ene 26, 2012 2:24 pm

Capítulo 7.







- Gerard- susurró muy suave, hasta que comprendió en la situación que se encontraban y se separó de él, poniéndose de pie-. Te devuelvo tu abrigo, muchas gracias, Gerard Way.
- Espera, Michelle, tú...
- Si quieres saber cómo sé que trabajas aquí, me lo comentaron hoy. No sabía que eras el amigo de mi hermano, hasta anoche no sabía que le conocías. Veo que no has querido decírmelo. Igualmente, gracias por lo de anoche. Ahora, con tu permiso, tengo que atender unas mesas.

La chica pasó por su lado muy tranquila y se metió en el vestuario de las mujeres. Gerard sostuvo el abrigo que Michelle le había dado y lo acarició con dedos trémulos. ¡Si no fuera tan imbécil!

- ¿Qué te pasa, emo?- preguntó una voz a sus espaldas.
- Ah, nada, Frodo- respondió volviendo en sí.
- ¡Ya te dije que no me llames así!- exclamó molesto.
- Frank, ¿por qué no me dijiste que tu hermana trabajaba aquí?
- ¿Qué?- se encogió de hombros-. Bueno, nunca me lo preguntaste. Oye, ¿y cómo sabes tu eso?
- Ella misma me lo dijo.
- Bueno, no es algo que te afecte mucho, ¿o si?
- ¡Claro que no!- soltó Gerard, saliendo definitivamente de The Bunker y dirigiéndose hacia la motocicleta.

Tenía pedidos que hacer. Recibió unos paquetes y se marchó a toda velocidad para entregarlos a tiempo.




¿Por qué tenía que ser todo tan complicado?

Solange ocultó su rostro cuando Frank pasó a su lado, se volteó y deseó que él no entrara a la cocina ya que había dicho muchas mentiras ese día. Primero a Pilika, luego a algunos profesores, ahora a Bob. Este estaba a cargo de la cafetería pero también era un buen amigo y quería ayudarle.

- Soli, mira, te noto algo rara, cada vez que me acerco me esquivas, ¿qué te pasa?

Hoy Solange definitivamente no tenía suerte. Le escondió la cara a Frank mientras seguía cocinando.

- No me pasa nada, estoy bien, ¿qué te hace pensar eso?
- No sé, estás rara. ¿Acaso fue lo de anoche? ¿Estás arrepentida?
- ¡No!

Error. Gran error. Solange volvió la vista hacia Frank y se le quedó mirando directo a los ojos, él ensanchó sus órbitas avellanas y su boca se abrió, pero nada salió de ella. Se acercó temeroso al rostro de su chica, tocando suavemente cada golpe, ella se encogió un poco.

- Santo Jebús, ¿Qué te sucedió?- preguntó en extremo preocupado.
- ¡Un auto!- se apresuró a contestar-. Ya sé que soy torpe, pero iba tan concentrada que no lo vi.
- Me estás mintiendo.

Ella tragó saliva muy pesadamente.

- ¿Qué?- preguntó nerviosa.
- Te conozco más que nadie y sé muy bien que estás mintiendo. Te pones nerviosa, tu rostro se tensa, no eres la Soli normal. ¿Qué pasa? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Acaso, algún idiota...?
- ¡No, no, no!- bajó la vista avergonzada-. De acuerdo, esta noche, luego del show de Lyn, te contaré cómo sucedieron las cosas.
- Me parece bien. ¿Te gustaría tomar un helado conmigo?

Ella sonrió abrazándose al cuello Frank y dejó que él aspirara su aroma femenino, rozando la cabellera castaña de la chica. Solange suspiró, sintiendo como Frank besaba sus labios.

- Nunca me mientas, Soli. No me mientas. Por favor, no lo hagas- dijo él en tono de súplica.
- Y tú, Frankie, jamás me dejes.
- No lo haré, lo prometo.




Y él que pensaba que se había enamorado dos veces. Ya descubierto el extraño engaño, se sentía increíblemente bien saber que sólo estaba enamorado de una misma mujer, de ojos celestes como el mismísimo mar, que brillaba de la misma forma que aquel lo hacía cada vez que el sol penetraba en sus aguas, de cuerpo pequeño y quizás inocente, de una ternura especial, de cabellos rojizos, inquietos. Sus formas, toda ella hacía que sus sentidos se volvieran incontrolables.

“Pero ella me odia”.

Pensó desganado y todo por mentirle, por no decirle "mi nombre es Gerard Way y soy el mejor amigo de tu hermano". Horrible destino, miles de veces una mujer caía por decirle su nombre y a veces ni siquiera tenía que hacerlo.

- ¡Soy un maldito idiota!- se dijo aumentando la velocidad de su motocicleta.

Tras él venía un automóvil a su misma velocidad, quizás a más. En él venían dos jóvenes gritando y charlando muy fuerte, la música estrellaba contra sus oídos, le impedía pensar. De pronto, el vehículo comenzó a cerrarse...




La puerta de The Bunker se abrió de par en par y un remolino de cabellos rubios entró, precipitándose contra Michele, que miraba absorta con bandeja bajo su brazo.

- ¡Michi! ¡Cuánto te he extrañado!
- ¿Jeanne? ¡Dios, has cambiado mucho!
- ¡Tu también!
- ¿Qué es todo este alboroto?- preguntó una voz a sus espaldas.

La recién llegada levantó el rostro para ver al dueño de esa masculina voz. Era él.

“Diablos, ha cambiado mucho”.

Pensó Jeanne al verlo. Sus ojos azules y brillantes incrustados en ese rostro valeroso, ese pecho fuerte y la altura que le complementaban a su carácter de hombre fuerte, su cabello rubio...

- Oh, eres tu- murmuró Bob- ¿Qué haces aquí?
- ¡He vuelto!- exclamó feliz.
- Pensé que cuando te fuiste musitando que jamás volverías a este "patético" país hablabas en serio. Estuve por creerlo, pensé que no extrañarías a tu familia.
- ¿Desde cuanto tú piensas?- preguntó sarcástica.
- ¡Desde que dijiste que ibas a modelar! Y desde que las vacas vuelan.
- ¡Pero, Bob! Si jamás lo hiciste. Yo al menos, tengo con qué hacer lo mío. ¿Y tú?
- Obviamente también, niña. Ahora, toma una charola y haz algo por tu vida.

Bob se metió en la cocina y segundos más tarde salió Frank con una charola sobre su cabeza, quejándose.

- ¿Qué acaso no puedo tener privacidad?- se preguntó-. ¡Oh, pero si era cierto! Eres tú...
- ¿Cómo estás, Frodo?- le preguntó Jeanne.
- ¡Cállate, niña del mal!
- ¿A quién le dices así?
- ¡A ti, obviamente!
- ¿Obviamente? ¿Pero qué ha pasado en mi ausencia? Ahora hasta el enano piensa... ¡el mundo se viene abajo!- exclamó dramática.
- ¡Cierra tu boca de serpiente!- exclamó molesto.

Michelle se alejó de la bola de brazos y piernas, tierra, charolas y mesas, con una gran sonrisa alegre. Ahora que Jeanne había vuelto las cosas se pondrían más divertidas. Su amiga adoraba pelear con Frank y Bob. Y ambos, por supuesto, le seguían el juego con emoción. Se encontró con una respiración al lado suyo.

- Vaya, hacia mucho que no veía este tipo de peleas- comentó Brendon con una tenue sonrisa.
- ¡Brendon! Uf, no me asustes- los dos sonrieron-. Necesito pedirte un favor.
- Puedes contar conmigo, pequeña.

Ella se sonrojó un poco pero inmediatamente continuó, ante esa mirada electrizante del chico.

- Necesito un nuevo instructor de patín y me gustaría mucho que fueras tú.
- Pero yo...
- Sí, sé que hace mucho que no patinas. ¡Pero de verdad necesito seguir entrenando! Las eliminatorias nacionales no tardan en comenzar y yo quiero prepararme, ha sido mi sueño siempre. Por favor, Brendon, no me digas que no.
- Mmm... De acuerdo, Michi. Te ayudaré.
- ¡Oh muchas gracias!

Feliz, extremadamente alegre, ella se colgó del cuello del muchacho de castaños, mientras le abrazaba. Él sonrió muy tenue abrazándola también. A veces, los momentos son tan mágicos que el tiempo se detiene, para Brendon ese era una de las contadas ocasiones en que se sentía realmente feliz. Pero, para su mala suerte, no duró mucho.

- ¡Escúchame tú, té verde!- ok, no se ha dicho, pero Brendon amaba ese color-. ¿Qué demonios haces abrazando a mi hermanita?
- ¡Frank!- le reclamó ella.
- Yo... este... yo... Frodo... digo... Frank... yo...- balbuceaba.
- ¡Cállate, cállate, cállate! ¡No te acerques a mi hermana, tú... Brendon!
- Oh, que elocuente Hoto- se burló Jeanne, quien se acercó.
- ¡Tu cierra la boca, víbora!- exclamó Frank.
- Lo siento, Michi. No pensé... tu hermano...- seguía balbuceando.
- Ya, Bren, tranquilo- sonrió ella ampliamente posando una mano en el hombro del chico-. Frank es un tonto, él se pone así por cualquier cosa.
- ¿Cualquier cosa?- exclamó ofendido.
- ¡Pero Michi, no me habías contado nada!- exclamó Jeanne-. ¿Desde cuando estás con verdecito? ¡En tu última carta me dijiste que te gustaba un...!
- ¡Cierra la boca!- musitó rápidamente agarrando a la chica de la boca y asfixiándola consecuentemente, mientras peleaba con un Frank muy enojado.

Bob intervenía nuevamente en la pelea, y trataba, por primera vez, de quitar el brazo de Michelle de la nariz de Jeanne, y esta le pateaba porque no necesitaba su ayuda. Brendon, por detrás se disculpaba.

Solange entró en la escena, vista por los clientes, y se excusó con ellos tratando de calmar a sus amigos. ¡Qué fastidio!

Ray, uno de los meseros y amigos más queridos de Billie, entró corriendo y se acercó a Solange, moviendo los brazos y gritando, porque no le dejaban escuchar. Ella abrió la boca grande, se asustó y se puso muy pálida cuando él le contó la mala noticia. Comenzó a llamarles, pero ellos... seguían discutiendo.




Gruesa gota de sudor cayó por sus frentes.

- ¿Nerviosa?- preguntó Billie.
- No, vamos.

Ambos entraron a la sala, sentándose en sus respectivos asientos frente al padre y la madre de Billie. Los padres de Anna vivían en Europa y no podían viajar a Estados Unidos, por lo que los señores Armstrong eran quienes se ocupaban de la realización de la ceremonia.

Billie tomó la mano de Sue y la apretó suavemente, con delicadeza. El ambiente se sentía frío, raro. Los nervios recorrían ambos cuerpos.

- Hemos tomado una resolución por los dos. Pues ya tienen 24 años y, aunque sería ya conveniente que el matrimonio estuviese realizado y por su propia disposición, creímos que sería conveniente de que nos ocupemos nosotros. Sabemos que aún continúan sus estudios y no vamos a impedirles seguir con ellos. Especialmente a ti Anna, quien debería dejarlos y ocuparse de la casa.

Ella les miró con expresión fría. Ni loca dejaba la carrera de derecho que tanto le costó conseguir.

- El matrimonio se realizará. Si ustedes no ponen ningún tipo de objeción.

Se miraron. Y ella se perdió en sus hermosos ojos verdes, llenos de confianza y seguridad. Una seguridad que había tenido desde muy niño, se lleno de ella y sonrió muy tenue, de manera que sólo él pudiese notarlo. Billie estaba demasiado inmerso en Sue, sentía su corazón latir junto al suyo, su mano muy cálida bajo la propia. La humedad de sus labios frente a él. Sonrió también.

- Por supuesto que no, papá. Los dos estamos de acuerdo con que la unión se lleve a cabo- habló Billie, con una seriedad que no parecía de él.
- Bien. Entonces, se casarán. Hemos tomado otra decisión, que creo va a favorecerles mucho- miró a su esposa para que ella continuara.
- Billie, hijo, yo sé que no te gustan las ceremonias al estilo tradicional. Me imagino que Sue es así como tú y ambos querrán tener un casamiento a su gusto. Por eso, tanto tu padre como yo, y como los padres de Sue, decidimos que llegado el momento les daríamos la oportunidad de arreglar las cosas ustedes mismos.
- ¿Quieres decir que podríamos casarnos de la manera común, sin mayores lujos?- su madre asintió con una sonrisa-. Eso me parece bien. ¿Sue?
- A mí también.

Billie sonrió, ya una vez ella le había dicho: no me importa la ceremonia, yo sólo quiero estar contigo. Eso era... ¡era maravilloso!




- ¡YA CALLENSE!

Todos se quedaron en silencio. Michelle soltó el brazo y Jeanne cayó al suelo mientras Bob le sostenía una pierna, Brendon le agarraba una mano. Frank tiraba del cuello de Michelle con brusquedad y esta detuvo su puño frente al rostro de su hermano.

- Gerard tuvo un accidente, está en el hospital- avisó la castaña.

Michelle ensanchó los ojos, por segunda vez en el día...

Continuará...



Oh!!! Gerard tuvo un accidente ! D: ¿Qué pasará ahora? o.o Pues véanlo en el suguiente capítulo de su telenovela favo... em... véanlo en el próximo capítulo xD

Muchas gracias a Kathy y a Soli por seguir comentando el fic :DD Y bienvenida, Pia, a este fic :3

Eso es todo por hoy ^^

PD: No sé si pueda subir mañana, porque iré con mi hermana al cine a ver "Los Mupets" *-*

Besos y abrazos virtuales!






By: Yan *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100003215726121&ref=t
kathyfuck
Miembros
Miembros


Mensajes : 90
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 05/12/2011
Edad : 22
Localización : chile <3

MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Jue Ene 26, 2012 2:54 pm

casi corri para leer el cap jsaksal
y quede O.O gerard gerard gerard
noooooooooo pobrecito tiene qe estar bien
queno le haya pasado nada grave U.U
ame las peleas de Jeanne con los chicos
jdashdjsahdjas salique le cuante todo a frank ¬¬
y aww quiero saber que sigue y aw billie *O*
continua Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥   Hoy a las 4:08 am

Volver arriba Ir abajo
 
¿Amar es...? ♥ [mcr fic] T e r m i n a d o ♥
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» **QUE ES AMAR??**
» Mi forma de amar, en el mar de la vida
» como amar una mujer...
» Mi delito es amar
» Amar y ser amado I

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
You Cannot Destroy Me :: Fanfics Terminados-
Cambiar a: